cheap Super Bowl jerseys Nilesh Gupta, a gold jewellery exporter and Director Operations, Bombay Bullion Association (BBA), reckons that there is a change in the mindset of consumers. cheap nfl jerseys This is why only the front speakers will produce audio. cheap nba jerseys This is a top level performance shoe at a great price. cheap jerseys Can they survive with that?5:50 Mark: Bob O'Donnell They already announced today they've sold 200,000 the first day. cheap jerseys "I appeal to my brother, the President Muammar, to make the right decision concerning his Palestinian brothers and allow them to return to their places of residence in Libya," he said.. While the women's looks gave their nod to the sixties and seventies, the men's looks were geared toward the late eighties early nineties. 1.My take: The Sixers motivation to move up now is greater than it ever was. Bad breath can also occur from something in the lungs or gastrointestinal tract. wholesale jerseys Keep on looking for other places to rent low income housing while you are waiting to be approved. One of the things that I think that readers are going to be very surprised to learn is just what a controversial reputation, a negative reputation he had, with respect to referees. wholesale jerseys 5, they probably would have taken it. cheap mlb jerseys Home Minister Rajnath Singh, External Affairs Minister Sushma Swaraj, Cabinet Secretary Ajit Seth, National Security Adviser Ajit Doval, AND Secretary (East) in the External Affairs Ministry Anil Wadhwa participated.. For the rest of the way to the Library, I clutched my right thigh and helped lift my foot in order to walk without falling. wholesale nba jerseys We'll pass over, for the time being, the fact that the differences between the footage with American actors and the effects shots imported from Japan were jarringly obvious, even to our young eyes. wholesale nfl jerseys Dunn was annoyed by what he described to his fiance as "thug music." The word "thug" has become thinly veiled code for black.

wholesale nba jerseys

The best jokes are worded very specifically to elicit the biggest reactions. "Also, I think it's Armitage's choice. Got to get past the interest into the principal.

wholesale nfl jerseys

With the growth of each skill your whole basketball game becomes better and very effective.. wholesale mlb jerseys We also launched four new businesses in four different countries, all while managing through significant regulatory changes in the UK. wholesalejerseysi He scored 25 points in a quarter of a Finals game against Magic's Lakers on a bad ankle. Reviewers were also impressed with the support and cushioning, provided by an OrthoLite footbed and air cushion chamber. Wine that gets served to you while you sit on your blanket or tarp or in your chair. But owners said they nevertheless lost US$300 million and locked out the players July 1 when a new labour deal couldn't be reached before the old one expired.. cheap mlb jerseys And the National Hockey League.. wholesale jerseys Few minutes in, I escape to the sidelines to catch my breath where an equal number of spectators are snapping photos and watching the chaos. Think again. If you intend to open a store in a shopping center or as a stand alone sneaker store, it should be at least 1500 square feet. The poor living conditions of Iraqis concerned him, so he did what he could, such as giving children candy and school supplies, Clements said.. wholesale mlb jerseys However, we were clearly disappointed in our North American performance notably in women's where results were below expectations.

TIA MARTA (Parte 1)

Los hechos de este relato sucedieron hace mucho tiempo pero son recuerdos que tengo grabados, tenía como 13 años, vivía con mis padres, un hermano y tres hermanas, en una ciudad pequeña.

Una hermana de mi madre administraba una pequeña finca o rancho, se llamaba Marta, la tía Marta. Por lo que vivía con su esposo en esa finca cerca del litoral pacífico.

Un mal día, un borracho llegó a la tienda (estanquillo o pulpería) que ellos tenían en la finca, los insultó y los quería agredir con un machete, mi tío tomó su rifle para amedrentarlo, con tan mala suerte que se le disparó, y el balazo le dio al tipo en el cuello, muriendo instantáneamente. Mi tío pasó algún tiempo en la cárcel, en la ciudad donde nosotros vivíamos.

Tía Marta fue a vivir a mi casa, y ahí comienzan mis excitaciones y deseos por ella. Era blanca, estatura media, más bien gordita, tenía unas tetas grandes, riquísimas. Acostumbraba estar en la casa sin sostén, solamente se ponía un suéter abotonado al frente. Cuando caminaba, bailaban esas maravillas, en ciertas posiciones se abría el espacio del suéter que queda entre los botones y se miraba un poco, yo me ponía loco y me hacía unas grandes pajas, en otras ocasiones se marcaban los pezones en el suéter, yo deliraba, trece años y unas ganas locas por coger.

La tía Marta casi siempre usaba faldas, no sé por qué pero al sentarse abría las piernas, ahí estaba yo volando ojo y eso me excitaba mucho… pero de eso no pasó, yo apenas acababa de desarrollar y no sabía nada, solo ganas y el consuelo de la masturbación.

No recuerdo si uno o dos años estuvo ella en mi casa. Al estar libre el esposo, se fueron a vivir a una ciudad grande. Unas pocas veces la visitamos en su casa, en una de esas ocasiones, estábamos otra tía y yo en el cuarto de tía Marta, ella iba a cambiarse blusa para salir a la calle. Allí mismo se quitó la que traía puesta y quedó en brasier para ponerse otra. Los ojos se me fueron, y se me agitó la respiración, ella estaba a menos de un metro de distancia, el brasier era blanco y en él no cabían las maravillosas tetas de la tía, casi la mitad quedaban fuera, como queriendo salirse, se me paró el pito, ella se dio cuenta y se separó un poco, salió del cuarto y fue al baño para terminar de arreglarse, yo quedé excitadísimo y seguí tratando de verla, ella ya se comportó más reservada ante mi presencia.

Pasaron los años, algunas pajas fueron a la salud de ella. Cuando yo tenía como 19 años, me fui a vivir a la ciudad de ella para trabajar e iniciar mis estudios en la universidad. Mi madre habló con ella para hospedarme en su casa, lo cual aceptó gustosa (para ese entonces ya había muerto su esposo). Ella era viuda, ya mayor, pero siempre relajada en su vestuario dentro de su casa.

Llegué con intención de controlarme ante la excitación que siempre me había producido. Lo logré al inicio, los primeros meses, pero después me era imposible soportar las ganas.

Con frecuencia usaba solamente una bata corta y calzones. Ya se imaginan como se marcaban los senos blancos, inmensos que tenía, en ocasiones se notaba el color de la aureola. Era un sufrimiento tener a la mano, sin poder alcanzar esas maravillosas tetas, las nalgas, toda ella, siempre me han gustado las mujeres gorditas, exuberantes, no las muy flacas. Un par de veces ella se inclinó a ver o recoger algo, la bata se subía porque era corta, y ahí le vi el coño peludo, como que al agacharse el calzón se movía, yo me moría de excitación y corría a mi cuarto a masturbarme, era una locura.

Ella estaba educada a la antigua, difícilmente permitiría algún avance mío, pero era obvio que era una mujer con ganas de sexo, pero claro, con mucha represión.

Una noche de plática le dije con mucha “pena y vergüenza”, como no queriendo la cosa, que le quería hacer algunas preguntas sobre las mujeres.
– Pregúntame hijo no tengas pena.
– Mañana te pregunto tía, es sobre una secretaria de la oficina.
– Pregúntame, me dejaras con la curiosidad…
– Mañana tía, me da un poco de pena contigo
– Está bien, pero mañana me platicas…

El siguiente día lo pasé pensando en los momentos de la noche, estaba nervioso, muy ansioso por adivinar cómo reaccionaría ella.

Después de cenar ella acostumbraba ver telenovelas, a mí no me interesaban pero la acompañaba. Al terminar la telenovela platicamos cualquier cosa, y entonces, nervioso, con vergüenza, le dije: se recuerda que quiero preguntarle algo. –Claro que sí, me dijo- -me tienes con curiosidad-
– Bueno, no sé cómo empezar, me da pena con usted tía, si le m*****a me dice.
– Anda dime ya…
– Te cuento que… la Celia, (así se llamaba la secretaria, mi tía la conocía) me ha pedido que tengamos relaciones sexuales… y para mi es un problema.
La tía Marta se descompuso un poco ante esa confesión, no teníamos tanta intimidad. Pero tenía curiosidad, tragó saliva, y dijo:
– ¿Por qué es problema?, que yo sepa la Celia no tiene compromiso con nadie, y tú tampoco, ¿cierto?
– Sí así es, pero es que el problema es otra cosa.
– ¿Qué cosa?
– Es que… pues… verás…
– Ya dime hijo de qué se trata…
– Tía, lo que sucede es que yo nunca he tenido relaciones sexuales… dije lleno de vergüenza y pena. (Lo cual era verdad).
– ¡Ya veo! ¿En verdad no has tenido…
– No, tú sabes cómo ha sido mi vida…
– Bueno, entiendo… pero cómo puedo yo ayudarte, me imagino que por eso me lo cuentas.
– Si tía, quiero que me expliques cómo hacerlo. He visto películas y algunas revistas, pero no logro entender cómo se hace para penetrar…
Mi tía estaba confundida, apenada, como avergonzada… pero no podía ocultar un poco de curiosidad y tal vez morbo.
– Titubeante dijo: Está un poco difícil explicarte eso…
– ¡¡ Ya sé!! Tengo unos dibujos dije, y me levanté a traerlos… (A estas alturas yo estaba excitado, el corazón se me salía por la boca) volé para no perder el ambiente, no había rechazo de parte de ella…
Eran dibujos en blanco y negro de los órganos sexuales masculinos y femeninos, principalmente los genitales, no eran fotos, un material muy discreto. Se los mostré y para provocar su explicación, le dije:
– Entiendo que el pene, y señalé el dibujo, hay que introducirlo en la vagina…
– Sí, así es, dijo señalando el orificio vaginal de la hermosa panocha que estaba dibujada en el papel…
– Ah, ya, la entrada es exactamente en este orificio. ¡Esa era mi principal duda! Porque, mire, aquí hay otro agujerito…
– Por ese sale el pipí, y ella lo tocó con su dedo…
– Ahora entiendo. Entonces es relativamente fácil porque se trata de que el pene entre y uno se mueve.
– Para ti que eres hombre parece sencillo. Pero cuidado, para las mujeres no lo es. Las mujeres tomamos en cuenta algunas otras cosas…
– ¿Qué cosas?, le iba a decir extrañado, pero me interrumpió el timbre del teléfono…

Ella lo contesta, y es mi otra tía, la hermana de ella. Yo espero con impaciencia para seguir nuestra conversación, yo estaba emocionado y excitado, espero y espero. La cosa va para largo. Resignado me levanto y le hago señas de que voy a mi cuarto. Ella con señas me dice que seguimos hablando mañana. La noté contenta y con disposición a seguir.

En mi cuarto me relamía del gusto, mi tía aceptaba el tema y como que le gustaba platicarlo. Estaba excitado y ansioso porque se suponía que hablaríamos más el día siguiente.

Al otro día, estuve en la oficina pensando en lo que hablaríamos en la noche. Regresé volado a la casa después del trabajo.

Ya no esperé que terminara la telenovela, a menos de la mitad, le dije: tía recuerdas que ya no terminamos de hablar anoche, me quedé con mucha curiosidad de lo último que me dijiste, cuando tú digas, hablamos.

Ahora si quieres, al fin y al cabo las telenovelas no avanzan gran cosa en un día…

– Si ya me he dado cuenta de eso, y alcanzando los benditos dibujos, dije: tú mencionabas que para las mujeres no es tan sencillo como para los hombres.

– La penetración puede ser incómoda, incluso dolorosa, si la vagina y toda la vulva, -tocó suavemente el dibujo- no está lubricada.
Ella entendió mi extrañeza y continuó, aquí, señalando de nuevo, se producen algunos líquidos que ponen más húmeda toda esta región, y para que suceda eso, la mujer tiene que estar con deseo sexual, excitada. Y cuando un hombre está excitado, también produce algunos líquidos que mojan el pene, de esa manera la penetración no se hace dolorosa o incómoda…

– Ahora entiendo por qué me mojo cuando tengo ganas de tener sexo…

A estas alturas, mi tía ya hablaba relajada, tranquila, como que le gustaba hablar de estos asuntos conmigo.

– Es natural a tu edad tener esas reacciones y pensar frecuentemente en eso.
– De mi lado lo entiendo, dije, pero cómo una mujer se excita…
– Uff!!! Eso es complicado… Te ofrezco algo: platicamos de eso otro día… mañana si quieres.
– Está bien, mil gracias tía, y le di un beso en la mejilla. Ella se extrañó de mi reacción pero no lo tomó a mal. Ya levantándome añadí, esto me tranquiliza porque si llego a tener algo con la Celia, no quiero fallar. Usted sabe que ella es de lengua suelta, imagínese lo que contaría si yo no puedo.
– ja ja ja, Cómo se burlarían de ti. No te preocupes, yo te ayudaré.

El nivel de avance con mi tía y la excitación ameritaron una deliciosa paja, sentí la gloria…
El siguiente día se me hizo largo y lento, ansiaba llegar a casa para continuar con mis “clases”.

Por la noche ya no tuve necesidad de preguntar, ella comenzó la plática, ya ni siquiera vimos el inicio de la telenovela, jajaja… Hasta después me di cuenta de lo preparada que ella estaba…
– Te dije que es complicado… y las razones son muchas, realmente no sé por dónde empezar…
– Entonces dije, pienso que ya te diste cuenta que ignoro muchas cosas, ¿y si empiezas por lo más fácil para ti?…
– Ya, veamos… una zona muy sensible de las mujeres son sus pechos… Si los tocas así, e hizo el ademán de tocar con las palmas de sus manos los costados de sus senos, ¡¡pero inmediatamente se detuvo!!… como que aquello ya era demasiado explícito…
Me di cuenta e inmediatamente copié el ademán y lo hice en mí, (claro un mar de diferencia entre mis tetillas y los monumentos de ella), y dije: ¿así? Y empecé a sobarme rápido, como agitado…

No, vas muy rápido, muy brusco… así mira, y empezó a sobar sus grandes tetas, de atrás hacia adelante por los costados, despacio, con delicadeza, como sintiendo cada parte de ellas, llevaba puesto sostén y una blusa que le tallaba exactamente, aquello era el paraíso…

Nuevamente imité sus movimientos en mí, hostia, mi madre, qué rico…
Me levanté de la silla donde estaba sentado y me puse detrás de ella, sigue tía por favor. Ella estaba sentada y se extrañó de mi movimiento pero siguió… Desde aquí veo mejor le dije… me imagino que podré hacerlo bien si acaricio a la persona poniéndome atrás de ella…
Debe ser mejor, me dijo…

Ella ya estaba metida en sus caricias, se notaba que estaba disfrutando…

¡Ahora o nunca!
Suavemente puse la punta de mis dedos sobre las manos de ella, se estremeció levemente, pero siguió, ahora mis dedos acompañaban los movimientos de sus manos… poco a poco fui poniendo mis manos sobre las de ella… ahora ya los dos sentíamos el peso de esos gloriosos globos, pero yo todavía no tenía contacto directo ellos… así estuvimos unos momentos, ¡¡Qué delicia!!
– Ven, ponte enfrente mío me dijo… ella siguió sentada, yo de pié…

– Ahora, si estás de frente es más fácil algo así… estiró su brazos y tocó mis tetillas, las acarició con las yemas de sus dedos, haciendo círculos, enseguida arriba, abajo, después con la palma de sus manos… yo deliraba, la verga la tenía completamente parada, me estaba mojando… ella se puso de pié y siguió con mis tetillas, mi respiración empezó a agitarse… y, ya no aguanté más… extendí mis brazos y tomé sus tetas, tímidamente al inicio, pero como ella lo permitió, las toqué, las sobé… la vida se me iba… imposible abarcar con una sola mano cada teta, con las uñas rascaba el sostén… también pellizcaba los pezones, ella ya estaba excitada, su respiración se oía agitada…

Tía que rico, me estoy mojando dije entre balbuceos… ¿Te gusta? Sí, me encanta. Así es como las mujeres se pueden excitar, ¿entiendes? Cada una de ellas te va hacer o pedir diferente. Ya nos hablábamos al oído, estábamos totalmente pegados.

Suavemente me separó y me dijo siéntate, ella quedó de pie y lentamente me acerca al rostro toda su lechería… ¡¡Qué rico!!… Suavemente presionó mi cara contra esa bastedad de pechos, sentí la tela y el olor de su blusa… sentía morirme de placer… yo más que pegado a ella, ya no respiraba, bufaba… Ella, con calma y sensualidad empezó a desabotonarse la blusa… Eso me trastornó de excitación y morbo… ella lo notó, sus movimientos eran más provocativos y explícitos, entonces, casi procazmente, el último botón me lo puso en la boca, lo chupe como loco… Abrió toda la blusa… aparece un sostén blanco, como nuevo, lleno a reventar de tetas… tomó mi cabeza, me presionó contra ella, mi cara queda metida en esa inmensa hendidura que separa sus pechos, siento su piel, su olor… empecé a lamer, a besar, a succionar como loco ese paraíso…

¿Te gusta? Apenas pude balbucear sí… Despacio, cómelo despacio, eso es todo tuyo, y sin que yo me diera cuenta, echó sus brazos hacia atrás y desabrochó el brasier… inmediatamente sentí que el brasier empezaba a ceder y yo encontraba más carne… más y más tetas, no me alcanzaba la boca, la lengua, las manos… y hasta al fin… mis labios encuentran los pezones..
Ella con sus dos manos toma una de las tetas y me la pone en la boca… toma, esto es para ti… empecé a mamar con todas mis ganas, me atragantaba, ella también se excitó… empezó a jadear… Después de un rato cambió sus órdenes… casi a gritos decía: sí así hijo, ahora chúpalo fuerte, cómetelo todo, aahhhhhhh qué rico, sigue, sigue, no pares, así, así, más rápido, ahhhhhhhhhh y ella grita, tiembla… entorna los ojos, y se debate en un glorioso y electrizante orgasmo… aúlla y está sudando…

Mientras mamo esa rica teta, con una mano agito mi verga, estoy por venirme, intento abrir mi pantalón, ella me detiene, no lo saques, sóbate sin sacarlo, le hago caso, me sobo con fuerza, rápido… ella me ayuda, toma su otra teta y la restriega en toda mi cara, estoy por irme… me mete entre las dos tetas, lamo, chupo, grito… aaaahhhhh y salta una cantidad impresionante de la leche de mi verga, se moja el calzoncillo y el pantalón…

Ella se sienta sobre mis piernas, nos abrazamos… mientras se tranquiliza la respiración, el corazón… ¡Qué maravilla estar en los brazos, y más, entre los pechos de esa mujer!..
Sentada ahí, me dice, te voy a enseñar algo, se sube la falda, abre las piernas y me enseña el calzón, lo tiene empapado, es de color blanco, casi se transparenta… se acerca a mi oído y casi en secreto me dice: ya ves cómo se moja una mujer… instintivamente moví mi mano para tocar, ella toma mi mano y suavemente la conduce… toca un poquito nomás… ok, también eso es para ti, pero no hoy… tenemos que ir despacio, así aprenderás bien… mis dedos se humedecieron, los llevé a mi nariz, a mis labios, yo gemía de placer…
¿Te gusta?… contesté que sí moviendo mi cabeza… tranquilo ya lo disfrutarás…
No cabía duda, ella dirigía la situación, ella ya tenía un plan, mi tía sabía de placeres sexuales, jamás la hubiera imaginado así…

Después de tantas emociones placenteras, pasé una noche agradable, varias veces desperté pensando, repasando, todo lo que experimenté, sentí mucho placer y quería más…

Al día siguiente saludé a mi tía en la cocina… ella preguntó: ¿dormiste bien?… Sí muy bien. Gracias por todo lo que aprendí y sentí, fue increíble… No hay de qué, yo también lo disfruté…

Tía tengo una duda. Por qué no dejaste que sacara mi pene cuando me estaba pajeando… Ah, no más que para ir despacio… yo tenía muchas ganas de verlo, de probarlo, pero no hay que comer ansias, tenemos tiempo. Ya disfrutaremos más… ¿será hoy? Pregunté ansioso… si tú quieres. Me muero por ello, regresaré lo más pronto que pueda. Te estaré esperando… me despedí con un beso en la mejilla, pero me atreví, deslice mis labios y besé su boca, ella me correspondió…

Mi vida toda estaba alborotada, no quería saber ni hacer nada que no fuera sexo con tía Marta. Estaba loco de pasión, y nada más era el inicio… Me di cuenta que ella tenía mucha necesidad de sexo, era una mujer ardiente que lo disimulaba muy bien… solamente se necesitó un empujoncito para que se desatara… ¡Qué rico!.. Y yo el afortunado de que ella necesitara placer sexual, ja, ja, ja.

Al anochecer regresé y entré casi corriendo a la casa… buscando con ansias a mi maestra… ella iba saliendo de su habitación, yo aparecí atrás de ella, vestía una bata corta, delgada y fresca. Hola dije… y la abracé por atrás, la atraje hacia mí, sentí su trasero, su espalda, olí su cabello, estaba recién bañada… ella se abandona en mis brazos, voltea un poco la cabeza y susurra: hola… inmediatamente me di cuenta que no tenía sostén, su tetas estaban libres… mientras le decía: ¡vine lo más rápido que pude pero el trayecto se me hizo larguísimo!… yo deslizaba mi mano sobre la bata, hacia abajo, al llegar al final de la misma, toqué sus piernas, y empiezo a subir, subo otro poquito y, puta madre, no traía calzón, estaba desnuda, solo la batita la cubría, mi mano siente los labios anchos, prominentes, con abundante vello… ella se mueve sensualmente pero detiene mi mano, y sonriente dice: jovencito, es hora de que usted se bañe, enseguida cenaremos, y después hay postre para usted…

¿Tía, pero si antes pruebo un poquito del postre? ¡No seas glotón muchacho! Dice riéndose… Se suelta de mí y me empuja hacia mi cuarto sobándome las nalgas…

Me baño tan veloz como un rayo, se me iba la vida… Aparezco en el comedor, ella ya estaba comiendo, me le uno, platicamos un poco de cualquier cosa, como que los dos esperábamos el después de cenar…

Al ratito se pone de pie, va a la cocina pero inmediatamente regresa, sin que me dé cuenta se desabotona la parte de arriba de la bata, está atrás mío, se acerca bastante y dice: ¿alguien por aquí pidió postre?

Yooooo dije casi gritando a la vez que levanto mi mano… se pega a mí, ubica las grandes tetas en mi cuello, las separa y queda una en cada lado de mi cara… puede servirse joven, me dice en tono jocoso…

Empieza la locura… toco, beso, me recuesto en esas maravillas de carne blanca… poco a poco ella va girando para quedar frente a mí… sin levantarme, ni soltar mis tesoros, corro la silla para atrás…

Igual que ayer, literalmente me mete entre sus tetas… mientras yo disfruto el paraíso, ella termina de desabotonar la bata… empieza a sobar su torso en mi cara, poco a poco va subiendo su pies a la silla, cierro más mis piernas y ella se para en las orillas de la silla… sigue subiendo, empiezo a saborear su vientre, el ombligo, la pancita de mujer mayor… ¡Qué delicia saborear toda la piel de esa mujer! Empiezo a sentir los vellos superiores de su pubis, ella mueve su vientre en círculos y arriba-abajo, yo ensalivo toda la mata pilosa… ella sube más y pone su delicioso sexo en mi boca, beso los labios externos, son grandes, abultados, están cerrados, les paso toda la lengua, los succiono, ella ya está totalmente de pie sobre la silla, mueve sensualmente su sexo sobre mi cara… estoy delirando… me pide que la tome fuerte de la cintura… con sus manos libres se abre toda la pepita… mira me dice…

¡santo dios! ¡!El paraíso hecho carne, con sabor y olor a hembra caliente!! E inmediatamente la pone en mi boca… se agarra nuevamente del respaldo de la silla y empieza a masturbase con mi boca, con mi nariz, con toda mi cara… Lo hace rápido, como violento, como queriendo meterse todo, ella jadeaba, se mojaba a torrentes… enseguida se detiene un poco y empieza un ritmo más lento, hace que mi lengua pase por cada milímetro de su concha, de abajo hacia arriba… y vamos de vuelta… esa mujer tenía el rostro transformado, estaba en la gloria… al llegar al orificio vaginal me pide que meta mi lengua ahí, instintivamente empecé mete-saca, durante un rato estuve disfrutando esa maravillosa tarea, el sabor me enloquecía… ella pujaba, gemía…

Poco a poco me hace que suba, al llegar al clítoris me pide que le pase toda la lengua, lo lamo con dedicación, enseguida me pide que le dé rápido con la punta de la lengua, me esfuerzo al máximo y ella está a tope de excitación, grita de placer… me pide que me detenga… ahora, succiónalo… así, despacio, hazlo suavemente, como si lo besaras, yo hago caso y ella disfruta a plenitud… Bien, sigue chupando despacio pero más intenso, más fuerte… yo lo succionaba con toda mi capacidad, como que lo quería tragar, le daba profundos jalones… ella gemía, su respiración estaba acelerada, mi tía sudaba y abundantes líquidos brotaban de esa deliciosa panocha… Sigue, sigue, no te detengas… sigue chupando fuerte pero ahora más rápidoooo, mássss,… así, asííí, asíííí, ahhhhh… ella se empieza a estremecer, tiembla, grita, ahhhhhhhhh….

Y es presa de fuertes espasmos, se viene… ricooooo, mi niño, ricoooo, la panocha se estremece y suelta chorros de un néctar líquido, delicioso, caliente… me baña la barbilla y el cuello, escurre a mi pecho… estoy todo mojado y ella empieza a relajarse… beso tierna, suavemente toda su vulva… adoro ese rincón de placer… se lo hago saber con mi lengua… ella lo agradece, se relaja, acaricia mi pelo, y poco a poco empieza a bajar, hasta quedar sentada a horcajadas en mis piernas… me besa en la boca, con su lengua recorre toda la lengua mía y toda mi cavidad bucal, se toma su tiempo… yo dejo que me haga… y poco a poco empiezo a responderle igual… empieza a subir la fuerza de nuestros besos, beso toda su cara… de nuevo las revoluciones del corazón se elevan, la respiración cambia… me habla al oído: mi amor… ahora te toca a ti, quiero que disfrutes lo que vamos hacer…

Se baja de mis piernas, me pide que me ponga de pié y ella se sienta… Súbete a la silla igual que lo hice yo… mi verga erecta, a punto de estallar, y mis huevos quedan a la altura de su cara… y empieza a besar la base del escroto, donde se inician los huevos, lo hace despacio, con dedicación y esmero… siento la humedad de su boca, de su lengua… empieza pasar la lengua en medio de la bolsa, haciendo un poco de fuerza con su lengua, empuja cada testículo hacia su correspondiente lado… yo siento riquísimo…

enseguida, empieza a succionar ahí, está chupando la bolsa, pero cada testículo siente el jalón… empiezo a retorcerme de placer, empiezo a gemir… ella se dedica totalmente a su tarea, saborea, chupa, juega con cada pliegue, cada vello de los huevos… en seguida empieza a besar un huevo, lo levanta con la lengua… lo ensaliva totalmente y poco a poco empieza a meterlo en su labios… un suave chupeteo… sigue… se lo mete todo a la boca y lo succiona… Balbuceo, mmmmmmmm, tía qué rico… ella intensifica la presión y siento corrientes eléctricas en todo mi cuerpo… ahhhhh… ella sigue, pero suavizando el chupeteo… poco a poco lo va soltando, hasta liberarlo… Pasa al otro testículo y repite la rutina… ¡Mí tía, experta en mamar huevos! Jamás lo hubiera imaginado…

Y se notaba que lo estaba disfrutando… Sube y se encuentra con la base del tronco, ahí trabaja como toda una experta… mi verga está a reventar… besa, lame, ensaliva y succiona todas partes y lados del cilindro… se lo come como si fuera el mejor manjar, ¡La señora lo disfruta! Y yo, más… al fin llega a la punta… yo estoy que reviento, ya estoy pujando de placer… Ella siempre siguiendo el orden, con calma, con dedicación … besa y lame toda la orilla del glande… poco a poco empieza a chupar y a dar pequeños mordiscos… su saliva ya escurre por todo el tronco… sigue despacio y, por fin… llega a la punta y… bendita mujer… como que su boca fuera un sacapuntas, empieza a metérsela poco a poco… mi verga siente lo húmedo, lo caliente de su boca, los dientes, el paladar, las mejillas internas, la mujer chupa, jala, muerde… se quiere tragar ese pedazo de carne, siento su garganta… ella me toma de las nalgas y me presiona contra su boca… empiezo el mete-saca, ella me acompaña…

Grito, ahhhhhh, ahhhh, ahhhh, y en un largo y divino delirio mi verga explota… chorros de semen son disparados en lo más profundo de su boca… mi verga vibra, salta, se enloquece en ese delicioso túnel caliente que es la boca de mi tía… mi verga estaba tan adentro que ella se traga todo lo que me ha salido… ha sido puesto de una vez en su garganta… ahhhhhh qué delicia… mi verga se empieza a suavizar… ella la chupa y la besa casi con ternura… como agradeciendo la eyaculación…

Y yo, más que agradecido y sorprendido por los placeres que estoy aprendiendo con mi tía… Me bajo de la silla, ella se levanta y nos abrazamos… Ella se relaja, me acaricia… se acerca a mi oído y dice: todavía faltan algunas lecciones, sonriendo agrega: te las voy a dar porque veo que eres un alumno aplicado…

Esa noche duermo como un bebé, tranquilo, satisfecho. Como que la vida me sonríe… una mujer mayor me hace feliz…

A la siguiente mañana me levanto para ir a trabajar, llego a la cocina, ahí está mi tía. Ahora ya sin pena ni timidez me le acerco, le beso el cuello por la parte de atrás, una mano la pongo en su culo, no lleva bragas, mis dedos recorren la raya de las nalgas, el descaro ya es total… con la otra mano toco una teta, como acostumbra, a esas horas no lleva sostén, ella ya permite todo… ¿Cómo durmió la mujer más apetitosa de este mundo? Le pregunto melosamente, casi metiendo la lengua en su oído… bien, responde… aunque un poco inquieta…

¿Tienes algún problema? Pregunto con cierta alarma…
No, no, yo creo que es por tanta excitación, te confieso que tengo como tres años de no tener relaciones sexuales…
Prácticamente desde que enviudé…
¡Hay qué pena! Si quieres suspendemos…
Tranquilo… realmente ya me estás ayudando bastante, lo que hemos hecho me gusta y me satisface bastante… por momentos pensaba que ya no iba a tener estos placeres… ya te habrás dado cuenta que me gusta el sexo… por momentos me aburría el masturbarme yo sola…

Imagínate cuánto he disfrutado tu pene… tu lengua me enloquece y hace que me derrita.
De ahora en adelantetú solo pides o tomas, este su alumno es todo tuyo… la beso con ternura, suavemente, ella agradece y me recuerda que debo ir al trabajo…

El día pasaba normal en mi trabajo, varias veces pensé en que con mi tía estaba aprendiendo y disfrutando mucho, pero aún no lo había penetrado, ella llevaba la situación de tal manera que eso todavía no sucedía. Si ella no lo provocaba, yo se lo pediría. Pero no hubo necesidad, ella ya lo tenía planeado para ese día…

Llegué del trabajo, buscándola, yo ya iba bien excitado, caliente… No la encontraba en la casa, me acerqué a su cuarto, la puerta apenas estaba entre abierta, se veía como oscuro, con cuidado y precaución empujé la puerta, entra me dijo, enciende la luz.

Lo hice… ¡¡wow!! Qué sorpresa, qué espectáculo, mí tía acostada a media cama, solamente tenía puesto el sostén, las piernas flexionadas y totalmente abiertas, la panocha completamente expuesta, me quedo de una pieza, asombrado, los ojos como platos…

Bueno amigo, dice ella, creo que hoy te gradúas, y abre un poco más las piernas, como ofreciendo toda la entrepierna, blanca, abultada, peluda, sensual, apetitosa, tan abierta que se veía bien el agujero del ano.

Todo aquello era morboso, procaz, pura carne y placer… me acelero a mil, me acerco a la cama… Ella me dice que abra las cortinas para que haya más luz y yo pueda ver todo perfectamente.

Lo hago inmediatamente… claridad total, me arrodillo a los pies de la cama, acerco mi cara a esa maravilla sexual, ella se mueve un poco y se acerca más… mira me dice, se abre los labios externos y aparece toda aquella carne húmeda, tierna, jugosa… me acerco más… huele me dice… al sentir ese excitante olor, instintivamente meto la cara… huelo, saboreo, lamo, chupo, muerdo todo ese mar de carne y jugos afrodisíacos…
Poco a poco me acerco al orificio vaginal… lo beso, meto la punta de la lengua, ella se estremece y empieza a palpitar la entrada de esa maravillosa gruta… combino la introducción de la lengua con succiones…
Primero suaves y pausadamente las voy haciendo más fuertes… fluyen los divinos jugos de hembra caliente…
Mientras tanto, atropelladamente me quito la ropa, no había tenido tiempo para eso…
Sigo trabajando y disfrutando allí, la tía ya estaba excitada, lo denotaba su respiración y los movimientos pélvicos, como que se quería meter todo…

Suavemente tomó mi cabeza y me jaló hacia arriba… beso la barriga, el torso, me encuentro con el brasier, meto mi cara entre las tetas, qué rico… ella me jala, besa mi boca, empieza a saborear sus jugos y mi saliva, la mujer gime, disfruta, hurga mi boca con su lengua, absorbe, como queriendo comerse todo… respondo y meto mi lengua en su boca, me deja hacer, pero pronto empieza a pajear mi lengua… la sensación es como que me la estoy cogiendo, solamente que en la boca con mi lengua, que rico me la succiona…

A todo esto ya estoy sobre ella, mi verga se restriega felizmente sobre su pubis, ella, mientras succiona mi lengua, empieza a mover su pelvis, mi pene se encuentra con la concha… siento lo húmedo, lo caliente… ella baja una mano, toma mi verga y la apunta hacia el mojado agujero vaginal… ¡oh dios…!

Siento como el glande se asoma al orificio, empujo un poco, la presión sobre el glande se siente riquísima… empujo más, y entra suavemente, se resbala entre esas paredes calientes, húmedas y abrazadoras…
Expertamente empieza a succionar, a ordeñar mi cilindro… se abre más, ella empuja y yo empujo también, la verga topa y ella gime, aprieta los dientes, entorna los ojos, su movimiento se vuelve frenético, alocado, grita, puja, maldice, yo la acompaño, y en lo más alto de aquella montaña rusa alcanza un orgasmo impresionante, alucinante y total, aquella mujer estaba fuera de sí, estaba en la gloria… Simultáneamente mi verga revienta en mil espasmos y es una fuente luminosa de leche blanca, espesa y caliente… grito como loco… los segundos de inconsciencia… ¡¡¡el placer más impresionante del universo!!!… me destenso y caigo sobre ella… me recibe, acaricia mi cara, me besa tiernamente… casi gimiendo dice !Qué rico… papasito ¡

Ahora ya sabes coger a una mujer, lo has hecho de maravilla… me enloqueces… jamás podré volver a decirte hijo… eres mi papasote, mi hombre… ya te graduaste, ja, ja, ja,….

Los dos suspiramos, nos acariciamos suave y tiernamente durante un rato… Pero ambos todavía teníamos mucha energía sexual guardada… el relax y la ternura pronto producen pasión carnal, ahí olía demasiado a coito, a panocha y a verga mojadas como para prolongar la ternura… se reinicia el torbellino…

Se monta sobre mí… se enloquece, me besa, me soba, me pellizca, nos revolcamos, me ensaliva toda la cara con su lengua, me muerde las orejas, frota frenéticamente su entrepierna en mi vientre… en la locura la volteo, me monto sobre ella, me inclino, meto la cara entre sus pechos, los beso, los chupo, los ensalivo… pero apenas era la cuarta parte de ellos… aún tenía puesto el brasier… paso mis manos debajo de su espalda, ella me ayuda, y desabrocho el sostén, lo halo con mis dientes, libero las grandes masas de carne blanca, me enloquezco y me las como frenéticamente, me consagro a chupar y mordisquear los pezones… están duros, exuberantes, como deliciosos caramelos… les doy con la punta de la lengua, con los labios, con la palma de la lengua, con la nariz, con toda mi cara, aquello es el paraíso para mí… ella se retuerce y gime de placer…

Levanto una teta y chupo toda la base, donde se pega al torso, paso y repaso toda es parte de su cuerpo… ella se excita más, grita que le gusta, que siga, que no me detenga… yo obedezco, gozando la tarea… tomo la otra teta y le hago igual… cuando ya he recorrido varias veces ese espacio, poco a poco me dirijo al costado de ella, lo hago con pasión y fuerza… me encamino hacia la axila, cuando llego ahí, primero lamo con toda mi lengua, enseguida empiezo a succionar la axila, con fuerza, con deseo, me la como… eso es el acabose para ella…

Se estremece, grita, puja y se retuerce. Llega a un furioso orgasmo y ensarta sus uñas en mi costado… de desvanece y se entrega, como que se rinde para mí… como que soy el amo y señor de ella…

Despacio, suavemente busco la otra axila, la beso con delicadeza, como agradeciendo la entrega… me recuesto a la par de ella y la abrazo, ella corresponde y nos quedamos así durante un rato… Cuando se tranquiliza la respiración y la circulación sanguínea… me dice: nunca me habían hecho lo que me acabas de hacer, no sabía toda la excitación que tengo debajo de los pechos y en las axilas… qué rico, me haces feliz…

A todo esto, ya había entrado totalmente la noche… nos damos un rápido baño juntos, vestidos cómodamente vamos a comer…

Aquello resultó siendo una combinación de bocados de comida y metidas de mano. Ella ya no guardaba ningún recato, tenía juguete nuevo y lo disfrutaba al máximo… Y yo, en la puritita gloria… La calentura no pasaba, estaba en plena efervescencia…

Después de comer y uno que otro menester, de nuevo a la cama de ella, cogimos de muchas formas, como que la vida no nos alcanzaba… llegó la mad**gada y nos dominó el sueño.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *