cheap Super Bowl jerseys Nilesh Gupta, a gold jewellery exporter and Director Operations, Bombay Bullion Association (BBA), reckons that there is a change in the mindset of consumers. cheap nfl jerseys This is why only the front speakers will produce audio. cheap nba jerseys This is a top level performance shoe at a great price. cheap jerseys Can they survive with that?5:50 Mark: Bob O'Donnell They already announced today they've sold 200,000 the first day. cheap jerseys "I appeal to my brother, the President Muammar, to make the right decision concerning his Palestinian brothers and allow them to return to their places of residence in Libya," he said.. While the women's looks gave their nod to the sixties and seventies, the men's looks were geared toward the late eighties early nineties. 1.My take: The Sixers motivation to move up now is greater than it ever was. Bad breath can also occur from something in the lungs or gastrointestinal tract. wholesale jerseys Keep on looking for other places to rent low income housing while you are waiting to be approved. One of the things that I think that readers are going to be very surprised to learn is just what a controversial reputation, a negative reputation he had, with respect to referees. wholesale jerseys 5, they probably would have taken it. cheap mlb jerseys Home Minister Rajnath Singh, External Affairs Minister Sushma Swaraj, Cabinet Secretary Ajit Seth, National Security Adviser Ajit Doval, AND Secretary (East) in the External Affairs Ministry Anil Wadhwa participated.. For the rest of the way to the Library, I clutched my right thigh and helped lift my foot in order to walk without falling. wholesale nba jerseys We'll pass over, for the time being, the fact that the differences between the footage with American actors and the effects shots imported from Japan were jarringly obvious, even to our young eyes. wholesale nfl jerseys Dunn was annoyed by what he described to his fiance as "thug music." The word "thug" has become thinly veiled code for black.

wholesale nba jerseys

The best jokes are worded very specifically to elicit the biggest reactions. "Also, I think it's Armitage's choice. Got to get past the interest into the principal.

wholesale nfl jerseys

With the growth of each skill your whole basketball game becomes better and very effective.. wholesale mlb jerseys We also launched four new businesses in four different countries, all while managing through significant regulatory changes in the UK. wholesalejerseysi He scored 25 points in a quarter of a Finals game against Magic's Lakers on a bad ankle. Reviewers were also impressed with the support and cushioning, provided by an OrthoLite footbed and air cushion chamber. Wine that gets served to you while you sit on your blanket or tarp or in your chair. But owners said they nevertheless lost US$300 million and locked out the players July 1 when a new labour deal couldn't be reached before the old one expired.. cheap mlb jerseys And the National Hockey League.. wholesale jerseys Few minutes in, I escape to the sidelines to catch my breath where an equal number of spectators are snapping photos and watching the chaos. Think again. If you intend to open a store in a shopping center or as a stand alone sneaker store, it should be at least 1500 square feet. The poor living conditions of Iraqis concerned him, so he did what he could, such as giving children candy and school supplies, Clements said.. wholesale mlb jerseys However, we were clearly disappointed in our North American performance notably in women's where results were below expectations.

TIA MARTA (Parte 2)

Cuando desperté ya era entrada la mañana, a duras penas logré bañarme y salí disparado para el trabajo, nada de desayuno, no tuve tiempo. En el trabajo sentía de todo: sueño, cansancio, alegría, entusiasmo, placer, mi cerebro repetía una y mil veces los vivido durante la noche anterior, en otros momentos mi mente quedaba en blanco, como ausente de todo…

En mí afloraban mil emociones y pensamientos, de todo… menos cerebro para el trabajo… Ja, ja, ja. Mi vida sexual plena se estaba inaugurando ¡¡Y de qué manera!! Para mí casi todo era nuevo, por lo tanto, interesante, emocionante, puras expectativas… como descubriendo el mundo… Mi tía recobraba placeres lejanos y de seguro descubría otros; a su edad, toda una aventura, la señora estaba alucinada con tanto sexo y yo, más. El complemento era perfecto…

Muchas semanas fueron de placer y ternura. En cierta ocasión me dijo, ahora ya estás listo para responderle a la Celia.
¡¡¡¿Queeeé?!!! Le respondo.
Lo que me dijiste fue que ella te propuso relaciones sexuales…
Sí, sí, tienes razón… lo que pasa es que no me interesa hacerlo con ella, contigo estoy más que bien… Si algún día ocurre, ella tendrá que esperar… en un como arranque sentimental la abracé y agregué: quiero estar solo contigo y la besé… eso la impresionó gratamente…

Pero algún día tendrás que buscar…

Shhhhh, la interrumpí. No hablemos del futuro, por ahora quiero satisfacerte lo más y mejor posible. Yo estoy más que feliz y te debo todo lo que me estás enseñando… por de pronto todo esto, tomé su mano y la puse en mi paquete, es tuyo… si te sirve solamente lo tomas, está a tu disposición… Por respuesta recibí un apretón en los genitales y un beso de lengua que recorrió toda mi cavidad bucal. Prácticamente nos estábamos convirtiendo en pareja…

Una mañana, en la acostumbrada metida de mano con la que me despedía para ir el trabajo, me entretuve en su trasero, mojé mi dedo y le acaricié el ano, qué rico lo tenía… era obvio que le gustaba esa caricia… seguí y ella disfrutaba, pero tomó mi mano y me dijo: me gusta, siento rico, tengo ganas que me cojas por ahí, pero nunca me lo han hecho, ni siquiera un dedo ha entrado en ese agujero, soy virgen, ja, ja, ja, … y me imagino que tampoco tienes experiencia en eso… No, contesté moviendo la cabeza. En esto si tenemos que pedir consejo, te confieso que me da un poco de miedo. Pero, déjamelo a mí, le preguntaré a la Lena… Nos despedimos y me fui…

Aquí hay que presentar a otro personaje de esta rica historia. Magdalena, todo mundo le dice Lena. Amiga de muchos años de mi tía, la conocí en esta casa.

Desde que la vi por primera vez, me inquietó, 4 años menor que mi tía, morena, una piel muy bien conservada, más bien baja de estatura, lo más destacado en ella: un culo grande, redondo y se le veía firme, el busto tamaño medio, acorde a su estatura.

Hablantina, vivaracha, bromista y muy sincera para hablar, casi descarada, se reía a mandíbula batiente, las carcajadas era algo normal en ella, hablaba de temas sexuales con desparpajo, como si hablara de postres.

Sus aventuras sexuales no eran secreto. A estas alturas yo comparaba sus tendencias sexuales con las de mi tía, solamente que con ella no había discreciones y mucho menos represiones. Claro, esto del sexo yo lo concluía por los temas y forma de decirlos cuando visitaba a mi tía. Las dos se tenían cariño y se llevaban muy bien…
Pasó algún tiempo y yo a la espera de noticias sobre los consejos de la Lena.

Igual que otras ocasiones, de la manera más inesperada sucedió… La tía Marta sabía manejar las cosas.

Muchas semanas fueron de placer y ternura, excepto los fines de semana. A ella la visitaba o la llevaba de paseo su único hijo, mi primo.

Él era 4 o 5 años mayor que yo. Nos llevábamos bien, incluso él me consiguió el trabajo que yo tenía. Mi tía lo tuvo siendo madre soltera. El esposo recién muerto era padrastro de mi primo.

Él estaba recién casado. De lo que estaba pasando entre su madre y yo, nunca lo supo… No sé cómo hubiera reaccionado ante eso… Sucedió lo mejor, ella y yo guardamos el secreto.

La mayoría de fines de semana yo viajaba para visitar a mis padres y a mis amigos…

Entre semana, de hecho dormíamos juntos, en la cama de ella. La cama era grande, 2×2. La tenía desde cuando ella estaba con su esposo. Una mañana ella me dijo: el próximo fin de semana quiero que estemos juntos para disfrutarlo completo… me alegró la propuesta y respondí que sí con entusiasmo…

La semana se me hizo larga esperando que llegara el día viernes…

Pero, ¡oh! sorpresa, mi primo dispuso llevarla, con su esposa y suegros, a un paseo largo, de viernes a domingo, el paseo incluía visitar lugares donde ella vivió parte de su niñez, definitivamente le interesaba ir…

El viernes temprano, cuando me dio la noticia, ella notó mi desconcierto…

Tranquilo me dijo, perdona el cambio de planes, ya más o menos arreglé la situación, no estarás solo, mi amiga Lena me hará el favor de acompañarte, así no se te hace tan largo el fin de semana y más adelante yo compensaré el inconveniente…

Reaccioné sinceramente: no, no, tengas pena… ve que te mereces ese viaje, de cualquier forma yo estaré bien…

Ya en el trabajo caí en cuenta de la situación, la Lena y yo solos todo el fin de semana… ¿¿¿¿¿?????? …..

Esto del viaje con mi primo ¿Fue todo preparado por mi tía? o ¿Así se dieron las circunstancias?

Como ya se habrán dado cuenta soy romanticón, por lo tanto no indagué y nunca supe la respuesta a esas preguntas.

A las siguientes preguntas si tuve respuesta, ¿La Lena ya estaba enterada que queríamos tener relaciones anales? ¿Ya había aconsejado a mi tía o me aconsejaría a mí? O, lo mejor de lo mejor, ¿me enseñaría como hacerlo?, O lo peor de lo peor, no estaba enterada de nada y nada pasaría el fin de semana…

Ja, ja, ja, ¿Qué creen ustedes que pasó?….

Ahora les cuento. Durante el día estuve muy ansioso… fin de semana y la alegre Lena con su gran culo en casa… mis fantasías se alborotaron… todo sonaba bien… en el peor de los casos, unas buenas pajas en honor de esa rica morena. Me consideré compensado a pesar del cambio de planes…

Después del trabajo llegué a casa, ya estaba ella ahí, la encontré cómodamente sentada viendo televisión y tomando algo.

Se alegró al verme y nos saludamos de abrazo…

Riendo me contó brevemente la película que veía, le hice algunas preguntas al respecto, me ofreció algo de tomar. Prefiero bañarme contesté, me siento acalorado…

Me bañé despacio, a conciencia, cada instante mi cerebro era martillado por pensamientos eróticos… no cabía duda, esa mujer era toda una hembra que invitaba al juego y al placer…

Por momentos pensaba cómo saber a qué estaba dispuesta. ¿Tenía ella algún plan, o sencillamente actuaría según las circunstancias? ¿Mí tía le había dado algunas tareas?… ¿Tendría yo que proponer o provocar algo?…

Mi cerebro y mis hormonas tenían demasiado alboroto como para planificar algo.

Después de hacer yo una que otra cosa y ella terminar de ver la película, me propone cenar, a lo cual respondo con entusiasmo, entre los dos preparamos la cena y la servimos… mientras tanto platicamos un sinfín de cosas… con ella siempre hay temas de los cuales hablar, en eso, ella es incansable…

Ya cuando terminamos de comer, ocurre algo… empieza a repetirse una película o evento ya vividos…

Ella se pone de pie, camina hacia la cocina pero regresa y se para detrás de mí, pone sus manos en mis hombros, los acaricia suavemente y empieza a bajar sus manos sobre mi pecho… casi al oído me dice: sé que en esta casa, después de comer siempre te ofrecen postre…

Sí, así es, digo con voz alterada, entrecierro lo ojos del placer que me producen sus dedos acariciando mis tetillas…

Muy bien, a ver si te gusta el postre de hoy, dice, mientras hala mi silla para separarme de la mesa, yo ayudo un poco empujando con mis pies…

Ella se mueve, y se coloca entre la mesa y yo, me da la espalda, ante mí quedan sus exuberantes nalgas, lleva puesto un jean bien ajustado, aquello es todo un espectáculo, inevitablemente extiendo mis manos, todo mi cuerpo se sobresalta al sentir aquella inmensidad de glúteos…

Con sus manos ella retira mis platos y el mantel individual, mientras se va inclinando sobre la mesa… aparece la parte baja del trasero, se adivina el culo y más abajo la raja… me acerco, olfateo y beso todo aquello, mmmm qué rico.

Ella empieza a restregarse en mi rostro… pausadamente se endereza, siempre de espaldas, me pregunta: ¿Te gusta?…

Tanto, que me lo quiero comer, contesto,

¿Seguro?…

Sí, segurísimo Lena preciosa, estás más que rica morena de mi alma…

Muy bien, que tal si empiezas a quitar el empaque para que puedas ver el regalito que te tengo, dice melosamente, mientras se voltea, me enseña el broche y la cremallera del pantalón…

Atropelladamente trato de abrir aquello… Detiene mis manos, las acaricia y dice, tranquilo, despacio, tienes dos noches y sus días por delante… se inclina, nos besamos apasionadamente, nuestras lenguas chocan, se entrelazan, se saborean… aquí no hay mucho espacio para el romance… los besos son fuertes, procaces, morbosos, puro sexo…

Ella se endereza nuevamente y entre los dos quitamos el broche, juntos y lentamente empezamos a bajar la cremallera, abrimos el pantalón y aparece un calzón blanco de encaje, estilo cachetero, lo blanco transparenta el pubis y se adivina una concha grande y con muchas carnes…

La piel canela de esa mujer me excita…

Juntos empezamos a bajar el pantalón… es un poco difícil por lo grueso y tallado del jean… ella se detiene el cachetero y lentamente voy bajando el pantalón…

Automáticamente sobo todo aunque sobre el cachetero, el pubis, las nalgas, las piernas… llevo el pantalón a la mitad de los muslos, ella me ayuda y lo bajamos totalmente, la ayudo a sacar los pies…
Ya solamente con el calzón, se da vuelta y su gran trasero queda frente a mí…

Jocosamente me dice, ya casi joven, solamente falta el último envoltorio…

Controlando mi ansiedad, extiendo mis manos y suavemente acaricio todo el calzón, parte por parte, sintiendo la textura de la tela y la presión de todas aquellas divinas carnes…

Me esmero en paciencia y extendiendo más mis brazos, acaricio la parte frontal, descubro que tiene pelos en la parte superior del pubis, pero la panocha está depilada, también palpo por atrás y a pesar de la tela encuentro una concha grande, abundante, caliente, húmeda…

Presiento el paraíso… ella se deja hacer, responde con movimientos sensuales…

Le gusta…

Pero yo me esfuerzo por ir despacio, este manjar no es de todos los días…

Y ahora sí, tomo la parte superior del cachetero para bajarlo, ella me ayuda… lentamente empieza aparecer una inmensidad de caderas…
Me acerco, las beso apasionadamente, con lengua y saliva…

Qué riiiico, definitivamente este es un señor culo…
Aparece el inicio de la raya que separa las nalgas, me acerco, huelo, beso, lamo, succiono, mmmmmm qué delicia… ella empieza a moverse más… halamos el cachetero hacia abajo, yo quiero ver más de ese tesoro, ella ya quiere más caricias…

Dejamos libres las nalgas, ya bajamos el calzón… ¡¡¡ santo cielo ¡¡¡ tal como lo imaginaba, culazo moreno, grande, firme… el cual ella me ofrece acercándose a mi cara… abrazo las nalgas, las sobo, las acaricio, las pellizco, me acerco más y las beso, las succiono, las recorro con mi lengua…
Ella ya se mueve eróticamente, como pidiendo más…
Con mi lengua recorro toda la raya del culo, de arriba abajo y de abajo hacia arriba…

Ahora, con ambas manos empiezo a abrir esas divinas nalgas, las separo con cuidado, despacio, ella se inclina totalmente sobre la mesa, y oh maravilla de maravillas, en el centro del culo aparece una aureola color chocolate oscuro, amplia, carnosa, húmeda y caliente, formada por pequeñas arrugas o pliegues que se estrechan, se fruncen y se pierden en el divino agujero negro del ano… aquello es como un torbellino que me hala, me succiona, sin poderme contener entierro mi nariz, huelo, aspiro… todo está limpio, la Lena iba preparada… el olor es acre, fuerte, me excita, exacerba mis sentidos… paso lenta y fuertemente la palma de mi lengua… ella se estremece… saboreo a placer ese divino culo… quiero meterme allí… con la punta de la lengua trato de penetrarlo, a la vez lo beso y lo succiono… ella jadea y se mueve más, pidiendo ser penetrada por su caliente ano… acerco mi dedo índice para acariciar ese rico agujero, lo hago suavemente, empieza a abrirse y cerrarse, como queriendo jalar el dedo…

Ella toma suavemente mi mano, lentamente se endereza, se voltea, abre las piernas y hace pasar mi mano en su concha… aquello es un mar de carne suave, caliente y que chorrea líquidos lubricantes… yo deliro… ella me mira morbosamente y dice ¿Rica, verdad?… Yo como en trance, asiento con la cabeza…

Me toma de las manos y hala para que me ponga de pie… me abraza y me dice al oído, vamos bien papacito, me tienes super caliente… ahora te enseñaré como se coge a una mujer por el culo… eso es riquísimo, pero hay que hacerlo bien…

Nos besamos, me presiona y me soba la verga, mete toda su lengua en mi boca… yo me dejo hacer… le respondo… sobamos nuestras lenguas, intercambiamos saliva, besos y jadeos… estábamos más que calientes…

A esas alturas yo ya estaba desnudo de la cintura para abajo. Agarrándome la verga me conduce al cuarto de la tía, obediente yo la sigo, pero con mis dedos metidos entre su culo… el vaivén de esas nalgas me enloquece, se me salen los ojos… y también la baba, ja, ja, ja, ja.

En el cuarto, ella me dice, vas a seguir con mi culito, cuando yo te diga me vas a meter un dedo, pero antes le pones de esa vaselina, la señala… vamos hacer de caso que soy virgen del trasero, (… ja, ja, ja, se ríe a carcajadas… solamente lo suponemos… ya te contaré como desde casi siendo niña se mantiene caliente por sentir los embates de una buena tranca… y vaya si no las he disfrutado… ja, ja, ja)

Dicho esto, se sube a la cama y se pone en cuatro, las rodillas en la orilla y me ofrece el fabuloso culo, totalmente parado y al aire… al instante me arrodillo y me lanzo a ese pozo de placer y gozo, durante un rato lo preparo con lengua y saliva, ella se estremece, disfruta siendo el material para mi aprendizaje… bien, ahora méteme despacio tu dedo índice… tal como me indicó, saliva, vaselina… y empiezo a tocar la entrada del agujero, esta cerradito y caliente… presiono, empieza a ceder y lentamente entra la primera parte de mi dedo. Siento la presión del anillo y mi feliz dedo empieza a sentir la paredes anales, de manera espontánea inicio el mete saca… todo el culo de esa maravillosa hembra responde a mi dedo y lo acompaña en sus movimientos…

Así estamos algunos minutos… los dos sintiendo la gloria… Al rato me dice, saca ese dedo y mete el de en medio… todo el proceso y disfrute se repite, solamente que aumentado por la diferencia de los dedos… aquel culo está que quema, ella puja y pide más… la siguiente orden es: mete los dos dedos juntos… lo hago… qué rico siento cuando ese ano agradecido cede y se traga los dos dedos…
El placer aumenta, la lubricación es total… Lena está excitada, transpira, jadea, pide más…
Sin parar el bombeo me dice: poco a poco vas a sacar los dedos… te embadurnas el pene con vaselina y pones un poco en mi culo… en seguida vas a tratar de meter tu verga, pero despacio y suavemente, cuando entre vas a meter solamente el glande y te detienes hasta que yo te diga…

Así lo hice, cuando mi glande siente la presión del agujerito por poco eyaculo… qué placer, qué gloria… jamás había sentido algo tan rico en mi vida… presiono y logra entrar, haciendo gala de dominio y control me detengo como ella dijo… qué abrazo más rico y caliente siente mi pene al estar dentro…
En el momento que el glande perforó el anillo ella se estremeció y pujó, como que le dolió…
Al rato, las paredes del culo se fueron adaptando al grueso de la cabeza de mi verga, yo lo sentía, ella también… muy lentamente aquel culo empezó a succionar mi instrumento.
Lena sabía como ordeñar una verga con el culo… fabulosa la mujer… En seguida me dice: ahora lo vas a meter todo, hasta el fondo, lo haces de una sola vez, no vayas a temer si me duele, pero cuando entre todo, nuevamente te quedas quieto, lo dejas allí…

Me sentí macho, sentí el placer de penetrar, de poseer, de ser hombre, con mis manos abrí más las nalgas de esa hembra, sambutí todo mi instrumento, entré hasta el fondo…
Lena se estremeció, pujó y empezó a jadear… aaaahhhhhh… aquel era un quejido de dolor y placer… esperé, no me moví… nuevamente y muy despacio aquel glorioso agujero se empezó a adaptar a mi cilindro… ella dijo: qué rico papacito, me gusta estar llena de tu verga, mmmmm… suavemente ella empieza a trabajar con el pedazo de carne que tenía incrustado en el trasero… y me dice: empieza a moverte, mete y saca despacio, suavemente…

Hago caso y me entrego a la faena, siento cada movimiento de ella y mío, lo hago casi con ternura, disfrutando el roce de cada centímetro de su agujero con cada centímetro de mi verga, ¡¡¡¡Eso es vida, eso es la gloria en la tierra¡¡¡¡

Poco a poco imprimo velocidad y fuerza a mi movimiento, ella lo siente. Dale, dale, me dice, así, sigue… ella se mueve… el cilindro sale y entra… cada entrada dispara electricidad por todo mi cuerpo, en el de ella también, se arquea, se arrima, empuja, se traga todo, cuando hago el movimiento de sacar ella recula, como que no quiere perder lo que la llena… sigo… repentinamente mi cuerpo entra en espasmos, la eyaculación es inminente… Le grito, Lena me voy… Dale, dale, yo también… siento el chorro de semen que recorre mi verga, caliente, electrizante, explota… grito aaahhhhhhh, y me retuerzo de placer… inundo ese divino agujero… ella también grita, gime, se estremece y se desploma, queda boca abajo sobre la cama… en ese trance yo me agarro de sus caderas, me le pego más, me arrastra y quedo sobre ella… la verga todavía metida…

Me muevo un poco y ella delira… me quedo quieto… recupero el aliento… el miembro poco a poco empieza a perder su dureza… todo el culo le palpita a ella y grita: qué rico papá… este culo será tuyo todas las veces que quieras, ya te lo ganaste… me salgo totalmente, cambiamos de posición…
Acostados uno frente al otro, nos abrazamos, compartimos piel, calor, sudor, besos, lenguas… las revoluciones bajan… aquello toma un cariz de paz y satisfacción, descansamos…

Amigo, me dice, pienso que ahora ya puedes complacer a la Marta, supongo que aprendiste cómo hacerlo… le preguntaré a ella si lo haces bien, si no, tendré que continuar enseñándote, jajajaja…
Melosamente me soba la cara con una mano y con la otra los genitales mientras dice: ¿O no te gustaría seguir siendo mi alumno?…
Toda la vida señora… Cómo no voy a querer si además de atractiva, eres alegre y bien caliente… te lo digo de corazón: estás bien rica Lena. Me pones loco…

¿De verdad? ¿Qué es lo que más te gusta? Mmmmm hasta el momento todo… tus nalgas me parecen soberbias… amplias, redondas, paradas, firmes, en fin, un mar de carne suave y rica, esa hendidura que las separa, me encanta: pronunciada, cerrada, larga, como que invita a meterse allí para ver que hay… el ojete de tu ano me gusta mucho, el color de la aureola, la textura, la forma en que se fruncen los pequeños pliegues para perderse hacia adentro, el sabor también me gusta… lo que me enloquece es la presión que le hace al glande cuando está tratando de entrar, rico, rico, rico… mmmm ya me estoy excitando de nuevo…
Pero que conste que muchas partes de tu cuerpo no las he saboreado nena…

Eso es cosa tuya papacito… ya te di las lecciones que me pidieron que te diera… por lo demás, tú sabrás cómo aprovechar este cuerpecito, jajaja…
De lo que puedes estar seguro que este culito ya es tuyo las veces que quieras, ya se enamoró de tu verga… está bien rica…

Semejantes conversaciones y ofrecimientos entre los dos trajeron nueva excitación. En base a mi experiencia anterior con la tía Marta, me dediqué a las tetas, las axilas, la espalda… la Lena disfrutaba aquello… rápidamente se excita, y sin decir más se dedica a mamarme los huevos y la verga… me hace delirar de placer… nos trenzamos en un fantástico sesenta y nueve…

Vorazmente saboreo y me como la concha de esa mujer… la tiene como a mí más me gustan, grande, abultada, los labios mayores permanentemente abiertos porque los labios internos salen en forma de una gran cantidad de labia, pliegues y más pliegues de carne suave, caliente y húmeda, hay que separarlos para encontrar el divino agujero…

Al abrirlo aparece una vagina lubricada, caliente, con aroma y sabor de puro sexo… en esos terrenos de placer y locura, meto mi boca, la nariz, casi toda la cara… mi lengua recorre todo aquello… lamo, succiono, beso, aspiro… mi cara se embadurna de esos fluidos vaginales… entro en éxtasis porque simultáneamente ella trabaja mis genitales, rápidamente descubre la sensibilidad que tengo debajo de los huevos, en el caminito hacia el culo…

Cuando frota con su lengua o succiona yo me estremezco de la excitación eléctrica que me produce… ambos pujamos de placer… las respiraciones agitadísimas… presiento el orgasmo… lo anuncio, ella también… imprimimos frenesí a nuestros movimientos y lengüeteos… grito, me estremezco, eyaculo en su boca… ella también explota en un gran orgasmo… continuamos besando y saboreando los genitales pero como más calma, con tranquila satisfacción…

Poco a poco nos desenredamos… nos buscamos y aparecen besos apasionados, las bocas se juntan, las lenguas se entrelazan, hay intercambio de fluidos… es un mutuo comerse hasta sentir el gran placer de poseer y ser poseído en la cavidad bucal… aquello es placer carnal puro… ¡¡¡ la gloria !!!

Con sabor a boca de mujer caliente y eyaculada… hay semen, fluidos vaginales, saliva… la vida pura y salvaje, a través de la boca… Esta era mi primera gran noche con esta mujer… el resto de horas nos acariciamos, platicamos, dormimos, soñamos…

El día sábado nos encontró durmiendo plácidamente, ella de espaldas y yo pegado a ella, mi pene entre sus ricas y abundantes nalgas, mi brazo derecho abrazándola, mi mano en sus tetas y ella prendida al brazo, como aprisionándolo para que no escapara… despertamos casi al mismo tiempo… la acaricio suavemente, con ternura, beso su oreja y digo: ¿ya despertó mi reina, la mujer más rica de la tierra y sus alrededores…?

Mmmmmmm ya mi niño… qué rico lo que siento atrás… te cuento un secreto: Sin falla alguna, cuando duermo con un cilindro de carne entre mis nalgas, despierto tranquila, satisfecha y feliz…

Mi verga respinga de felicidad… Estoy seguro que esta mujer nació entre los humanos para dar y recibir placer sexual…

Lo cual confirmo con lo que me contó en esos momentos y otros de ese maravilloso fin de semana… Fue tanto y tan impresionante para mí lo que me relató que eso amerita otra historia. Prometido, se los contaré por aparte, casi estoy seguro que le pondré La Historia de Lena.

Después de un par de horas de escuchar de su vida, nos bañamos juntos…

Allí mi verga por primera vez disfrutó la vagina de la Lena, ¡¡¡¡ Uffffff !!!!, por demás suave, húmeda, caliente y succionadora… me soltó hasta sacarme la última gota de semen…

Ya aseados y felices, salimos a desayunar. Bueno, aquello más bien fue la comida del mediodía, por lo tarde y lo abundante… como que ambos teníamos mucha hambre y necesidad de nutrirnos, jajajaja…

Al terminar, a ella se le ocurrió que fuéramos al cine, deseaba ver una película que estaban por dejar de exhibir, gustoso la acompañé…

Era una película de suspenso, ella la disfruto bastante, a mí me gustó, pero lo que realmente disfruté fue la cercanía, el olor y la piel de aquella mujer… casi toda la función mis manos sintieron su entrepierna y sus tetas, claro, con medida para no incomodarla porque ella estaba interesada en la película…

Al regresar por la tarde continuamos con nuestros quehaceres sexuales… ¡¡¡ Y vaya si nos gustaba el trabajito que nos dejaron!!! De nuevo saboreé y penetré el culo de esa maravillosa hembra… para mí doble placer: la penetrada de ese rico agujero, y para lograr eso previamente había que rendir honores a las gloriosas, ricas y olorosas nalgas de esa mujer… acaricié y besé cada centímetro de ese trasero, mil veces repasé la raya, saboree la aureola y cada pliegue del ano… (No sé si a partir de eso me obsesioné con los culos grandes o si ya tenía obsesión y realicé mis ocultas inclinaciones. Bueno, no importa… Pero, ¡¡¡ Qué vivan las mujeres culonas!!!)

Fue impresionante lo que disfruté cuando la Lena me cabalgó. Definitivamente era experta en los placeres anales… Se repitió la noche de sexo, charla, cariño y rico sueño…

Esa mujer me hacía inmensamente feliz y se notaba que ella gozaba grandemente todo lo que hacíamos… confirmé lo que les he contado, ella es extrovertida, alegre, bromista, cariñosa y sexualmente caliente e insaciable…

Al despertar el día domingo me advirtió que se iría a su casa después del mediodía… No quiero estar cuando venga la Marta porque me dará mucha risa, jajajaja,

¿Cómo así? Pregunté extrañado…

No te das cuenta, la Marta es mera hipocritona, es bien caliente, tan puta como yo, jajajaja, pero lo oculta, hasta lo niega, ella guarda las apariencias, jajajaja….

No me da pena decírtelo porque yo descaradamente se lo digo a ella…

¿Y qué esperas que le diga cuando venga? Mira aquí está tu muchacho ya sabe coger por el culo y lo hace rico… jajajajaja… Pruébalo y me cuentas… Pero de vez en cuando me lo prestas para que pague el favor… jajajajaja. O me lo pagas tu misma… desde hace tiempo sabes que quiero comerme esas tetazas que andas cargando… jajajajajaja…

A esas alturas me desternillo de la risa y disfruto las ocurrencias de esa linda mujer…

¡¡¡Lena, eres terrible!!! Jajajaja…

Pero ya en serio, ¿Te gustaría probar las tetas de la tía Marta?

Mira precioso, nunca me he sentido atraída sexualmente por la mujeres, eso no lo he experimentado… pero a estas alturas de mi vida, algunas veces me he preguntado cómo se sentirá sobar y chupar las tetas de la Marta…
Sí se las conozco, algunas veces se las he visto y me parecen ricas, me parece razonable que muchos hombres babeen por unas ubres de ese tamaño…

Y qué te digo, seguro que tú eres el fan número uno, jajajaja…
Algunas veces en broma le he dicho que quiero leche de esas ricas ubres…
Ya te imaginas, jajajajaja, me manda mil veces por un tubo…
Bueno, en fin, te das cuenta por qué me iré antes que llegue…

Sí Lena preciosa, entiendo…

En seguida me relató otros datos de su vida familiar, de su ex esposo y de sus aventuras y sabidurías sexuales… (Todo eso amerita otro relato, rico y super caliente. Leer la historia de Lena). Ella era incansable para hablar, pero llegó el momento que se dio cuenta del tiempo, se asombra y emocionada dice: Mi amor, solamente unas horas te quedan, qué quieres de este fabuloso cuerpo. Jajajajaja.
Es todo tuyo…
Esa mujer, además de deseos carnales me despierta cariño, ternura, entusiasmo…

Me dejo llevar por la ternura… nos ponemos de pie, desnudos, suavemente la atraigo hacia mí, la abrazo, tomo su cabeza y hago que pegue un costado de su cara a mi pecho, la acaricio suavemente, presiono un poco, ella siente el calor y la fuerza del macho…

Le gusta, se pega, se adhiere a mi piel, su respiración y todo su cuerpo denotan que aquello la llena, le satisface… sigo acariciando su cabello, lo beso suavemente… mis manos empiezan a tocar su cuello, sus orejas… me doy cuenta que voy por buen camino, ella está disfrutando… las caricias de terciopelo llegan a sus hombros, la parte alta de la espalda. Siento su piel, amo su piel, la recorro alternando suavidad y un poco de presión… regreso al rostro, acaricio su frente, sus párpados, tomo sus mejillas, levanto su cara, deposito un beso suave pero intenso en sus labios.

Ella, acostumbrada a hacer, a participar, incluso a iniciar y dirigir, ahora está entregada, se deja hacer… beso tiernamente sus mejillas, su nariz, los párpados… tiene la boca entreabierta, los ojos cerrados, su respiración es tranquila, satisfactoria, el rostro se le transfigura cuando suavemente le digo al oído: mujer, divina mujer, solamente la eternidad es más grande de lo que siento en este momento por ti… se estremece… la tomo de nuevo y la recuesto, la guardo en mi pecho, mi corazón late dichoso en su oído… se estremece más y se abandona totalmente entre mis brazos… empieza a gemir de cariño, de ternura, pero a la vez de sentir el calor y la fuerza del macho… está en éxtasis… sensaciones exclusivas de la naturaleza femenina…

Así estamos un rato, me armo de paciencia para dar tiempo a su placer, a su bienestar, a su felicidad… En esto, los hombres y mujeres somos diferentes… Descubrirlo y respetarlo garantiza muchas felicidades… Poco a poco ella regresa a su estado “natural” al más “frecuente”. Me mira con candidez, acaricia mi cara, y dice: Qué rico sentir el corazón de un hombre…
Enseguida pasamos a tener sexo tranquilo, con calma pero sentido a fondo, cada caricia, cada beso con pasión pero con un profundo sentido de entrega, disfrute y sintiendo al máximo el calor, el sabor y la textura de nuestros cuerpos, y ese glorioso fin de semana termina en una lujuriosa mezcla de semen, jugos vaginales, sudor, saliva, mucha piel y mucho placer…

Ya por la tarde regresa tía Marta, mi primo, su esposa y acompañantes solamente saludan y se despiden. Ya solo la abrazo suavemente, la beso y le pregunto si desea que le prepare algo para beber, me pide un café y con gusto y dedicación se lo preparo.

A la vez le pregunto cómo le fue en el viaje. Me cuenta que bien y parece satisfecha, contenta, pero también se le nota cansancio. Se lo digo y me confirma que así es. Sin embargo durante un buen rato me platica de las cosas que disfrutó en el viaje. De repente cae en cuenta de algo… Y con expresión de picardía dice: bueno señor, y a ti cómo te fue estos días… ¿Estaré perdonada por haberte fallado?… Yo no hablo, pero todo mi rostro revela los mil sentimientos que se dan en mí… ella rápido lee mi sonrisa de reclamo pero a la vez de satisfacción, agradecimiento y perdón… mmmmm…. Te veo cansado pero feliz…

Así es, le contesto. Ella se ríe, y dice: ya me imagino… Y por cierto, esa calientona ni se despidió de mí, me imagino que no quiso verme la cara, pero ya la veré y le voy a reclamar, jjajajajaja.

Rápidamente agrega: amorcito esta noche deseo descansar… Claro, la dejaré dormir sola así usted se repone… No, no, por favor durmamos juntos, lo único es que tus lecciones las aplicamos otro día, mañana si quieres… De acuerdo, respondo, ¿Qué le parece un baño caliente? ¿Quiere que se lo prepare? Ufff me caería de perlas… Hice toda la rutina, ella se metió a bañar, y sin preguntarle, con esponja y jabón aromático masajee su cuello, su espalda, la cintura, la barriga y suavemente sus tetas… ahí no tardé para no excitarme demasiado, se lo dije… igualmente, me contestó. Y con sus ojos cerrados disfrutaba. Froté sus piernas, sus nalgas, a los pies les dediqué más tiempo… Suavemente me retiré y la dejé dormitar en la bañera.

Aquella noche dormimos juntos, tranquilos, sin alborotos sexuales… Ambos necesitábamos descansar.

El día siguiente lo inicié con la rutina diaria, le pedí que no se levantara temprano, que descansara más… Lo cual hizo y en la noche comprobé lo bien que le cayó el descanso…

Como siempre regresé lo más pronto posible del trabajo, me sentía ansioso por practicar lo aprendido, me excitaba con solo pensar en saborear y penetrar el ano de mi tía. Aunque también pensaba en la posibilidad que ella quisiera eso para otro día, no hoy…

Pronto descubrí que ella también estaba ansiosa por el tema… quería probar y se le notaba los nervios y la ilusión por la primer vez… después de los respectivos trámites de la comida y demás cosas, nos fuimos a la cama. Aquello parecía el encuentro clandestino de adolescentes que están por hacer algo prohibido o algo totalmente desconocido… jajajaja… ahora me río. En ese entonces estaba tan nervioso y expectante como ella…

Ya estaba acostumbrado a las carnes de esa mujer, y cada vez que las tenía a mi disposición disfrutaba de maravilla, mis manos y mi lengua recorrían todos los senderos de esa carne suave y tibia de mujer mayor, la flacidez natural por la edad me producía más morbo, y la pasión con que yo saboreaba cada resquicio de su rico cuerpo, no dejaba duda de mi deleite… ella también ya estaba acostumbrada a que todas y cada una de las partes de su cuerpo recibían honores… los cuales se concretaban en sensuales caricias, besos y bastante saliva porque me encantaba lamerle y chuparle todo lo que se podía… eso a mí me producía mucho placer, a ella, la ponía a punto de caramelo entre la ternura, el morbo y la pasión sexual… para iniciar la especial faena de esa noche, me dediqué con esmero a uno de mis tesoros preferidos, que a la vez eran parte especialmente sensibles en ella: la grandes, colgantes, pesadas y ricas tetas de mi tía… yo pensaba atender las dos pero ya no fue necesario.

Les explico, yo sentado en la orilla de la cama, ella de pie frente a mí… con mis dos manos sostuve, como cargando la teta derecha, y de una vez me dediqué a la aureola, pasé por ella mis dedos, en seguida acerqué mis labios, lentamente la repasé con la punta de mi lengua, varias veces… ella empezaba a disfrutar… a continuación apliqué la palma de mi lengua y empecé a restregarla combinada y repetitivamente de arriba-abajo y en círculos… naturalmente el pezón también recibía la presión húmeda y caliente de mi lengua… agregué saliva… apresuré el ritmo… y ya ella respondió, se pegaba fuertemente a mí y se movía para ayudar en el restriegue… le daba lo más fuerte y rápido que podía… empezó a gemir… sigo más, más y más… y entonces suplica a gritos… chúpalo, chúpalo, chúpalo mi amor… me prendo del gordo pezón y lo succiono con toda mi fuerza… ahhhhahhh… qué rico cabrón… se lo succiono más… se retuerce más… sigo hasta el infinito… y repentinamente, sin previo aviso… se lo muerdo… pega un alarido: ¡¡¡miiiiiiiierda!!!, no se lo suelto… la mujer enloquece y es presa de incontrolables espasmos, no se lo suelto, hasta que alcanza un orgasmo impresionante… casi se desmadeja… suelto la teta y a ella la tomo en mis brazos… con besos y caricias la ayudo a bajar de la nube… se repone un poco… quiere hablar, no la dejo porque le beso la boca y suave pero directamente le meto toda mi lengua… o sea yo meto, yo poseo… y ella no tiene más que abrirse para ser llenada…

Pero todo esto era preparación para lo que le venía a la dichosa hermana de mi madre…

Con delicadeza la pongo frente a la cama, hago que se incline y el trasero le queda en pompa… y esa maravillosa noche y a su edad, se inicia en los placeres anales… como mi amada tía ya estaba caliente y el coño le escurría… de una vez, mis labios y lengua van directo al virgen agujero anal… ya lo tiene húmedo y yo se lo mojo más… morbosamente paladeo el sabor de ese ano… igual que veces anteriores, me gusta, disfruto el sabor acre que tiene… se lo chupo con fruición… o sea que todo de mi adorada tía me excita…

En esos raros placeres estaba yo, cuando repentina y velozmente, ella se endereza, se voltea, sin darme tiempo a entender nada, me toma el rostro y mete su boca y lengua en mi boca… lame mi lengua y todo lo que puede… quiere sentir el sabor de su culo en mi boca, es alucinante como compartimos en nuestras bocas pegadas todos los fluidos, los sabores y los olores de su culo… eso es adorar a una mujer… ella regresa a su posición y se hace obvio que está entregando el culo…

Y yo el afortunado receptor de semejante regalo… a mi edad, eso es como para sentirse dueño del mundo… ensalivo mi dedo pequeño, acaricio la orilla del ano, y poco a poco lo meto, ella respinga un poco pero se deja… lo meto todo, rápidamente el ano se adapta por lo delgado de mi dedo, entonces empiezo a juguetear en el apretado canal, al rato lo saco, y con arte y paciencia, según me enseñó mi maestra Lena, hago toda la ceremonia de los dedos…

Al rato se hace evidente que ese culito, caliente y rico, es bien tragón, que aquello le gusta y que quiere más… Ahora la ceremonia de la vaselina… ya cumplidos todos los requisitos… acerco la punta de mi dura y dichosa polla, jugueteo con ella en la entrada… en seguida presiono, lo siento cerrado y caliente… la preparo a ella para la estocada: te va a doler pero te aguantas y te quedas quieta… aún no había terminado de hablar y empujo duro y un solo golpe… el agujero se abre violentamente, sin pausa ni perdón, toda la cabeza de la verga se le mete… ella respinga y grita del dolor… me detengo totalmente, no me muevo… lo mismo le pido a ella… obedece, lentamente, entre sus jadeos externos y espasmos anales, mi tolete siente menos presión, el canal se adapta al pistón que se le incrustó… me anuncia que disminuye el dolor, la m*****ia…

Bien mi amor le digo, ahora vamos a la parte final… lista, aquí voy… y con certera estocada, le ensarto hasta el fondo la verga que tanto le gusta… se cimbra del golpe… puja porque le duele y porque ve estrellas… de nuevo esperamos… el divino culo de mi tía es noble porque aguanta y poco a poco tolera el cilindro de carne que lo invade totalmente…

Con paciencia me muevo suavemente, mi verga siente caliente y apretado… riquísimo aquello… hago un suave movimiento circular con mi cintura, el gusano barrenador empieza como a rebotar y a batir todo lo que hay en ese conducto que se está inaugurando en ese tipo de visitas… el taladro y yo agarramos confianza, ahora ya combinamos con mete y saca… la tomo a ella de la cintura y la halo hacia mi vientre mientras yo empujo hacia adelante… el tolete le topa al fondo… ella se estremece y puja… yo siento bien rico cuando sus nalgas se pegan a mi región púbica… teniéndola metida hasta el fondo le hago movimientos rápidos y muy cortos de mete y saca… después, la suelto un poco, y el vaivén de entrar y salir es más lento, pero más largo… la cabeza del coño va de retroceso desde el fondo anal, hasta casi asomarse al anillo exterior… y va de vuelta, pero despacio… pronto ella empieza a participar y es notorio que retrocede cuando el a****l va para atrás, como que no lo quiere perder…

Pasaron semanas de mucho placer, repito: ella disfrutaba su madurez sexual y yo, el inicio de las aventuras reales. Los dos estábamos más que satisfechos…

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *