cheap Super Bowl jerseys Nilesh Gupta, a gold jewellery exporter and Director Operations, Bombay Bullion Association (BBA), reckons that there is a change in the mindset of consumers. cheap nfl jerseys This is why only the front speakers will produce audio. cheap nba jerseys This is a top level performance shoe at a great price. cheap jerseys Can they survive with that?5:50 Mark: Bob O'Donnell They already announced today they've sold 200,000 the first day. cheap jerseys "I appeal to my brother, the President Muammar, to make the right decision concerning his Palestinian brothers and allow them to return to their places of residence in Libya," he said.. While the women's looks gave their nod to the sixties and seventies, the men's looks were geared toward the late eighties early nineties. 1.My take: The Sixers motivation to move up now is greater than it ever was. Bad breath can also occur from something in the lungs or gastrointestinal tract. wholesale jerseys Keep on looking for other places to rent low income housing while you are waiting to be approved. One of the things that I think that readers are going to be very surprised to learn is just what a controversial reputation, a negative reputation he had, with respect to referees. wholesale jerseys 5, they probably would have taken it. cheap mlb jerseys Home Minister Rajnath Singh, External Affairs Minister Sushma Swaraj, Cabinet Secretary Ajit Seth, National Security Adviser Ajit Doval, AND Secretary (East) in the External Affairs Ministry Anil Wadhwa participated.. For the rest of the way to the Library, I clutched my right thigh and helped lift my foot in order to walk without falling. wholesale nba jerseys We'll pass over, for the time being, the fact that the differences between the footage with American actors and the effects shots imported from Japan were jarringly obvious, even to our young eyes. wholesale nfl jerseys Dunn was annoyed by what he described to his fiance as "thug music." The word "thug" has become thinly veiled code for black.

wholesale nba jerseys

The best jokes are worded very specifically to elicit the biggest reactions. "Also, I think it's Armitage's choice. Got to get past the interest into the principal.

wholesale nfl jerseys

With the growth of each skill your whole basketball game becomes better and very effective.. wholesale mlb jerseys We also launched four new businesses in four different countries, all while managing through significant regulatory changes in the UK. wholesalejerseysi He scored 25 points in a quarter of a Finals game against Magic's Lakers on a bad ankle. Reviewers were also impressed with the support and cushioning, provided by an OrthoLite footbed and air cushion chamber. Wine that gets served to you while you sit on your blanket or tarp or in your chair. But owners said they nevertheless lost US$300 million and locked out the players July 1 when a new labour deal couldn't be reached before the old one expired.. cheap mlb jerseys And the National Hockey League.. wholesale jerseys Few minutes in, I escape to the sidelines to catch my breath where an equal number of spectators are snapping photos and watching the chaos. Think again. If you intend to open a store in a shopping center or as a stand alone sneaker store, it should be at least 1500 square feet. The poor living conditions of Iraqis concerned him, so he did what he could, such as giving children candy and school supplies, Clements said.. wholesale mlb jerseys However, we were clearly disappointed in our North American performance notably in women's where results were below expectations.

TIA MARTA (Parte 3)

Se acercaba mi cumpleaños, ella lo recordó en un momento de mucho placer: ¿Qué vas a querer de regalo? ¡Ops! No esperaba esa pregunta y le dije que me dejara pensar.

Al siguiente día, entre nervios y expectativa, dije: Quiero dos cosas, pero tú decides sí o no. ¡¡¡Ajá!!! Aprovechado el joven… ¿de qué se trata? Entre apenado y aventado mencioné que me gustaría rasurarle la panocha… jajajajajaja Qué ocurrencia!!!! ¿Por qué quieres hacer eso? Tú coño peludo me encanta, me excita… pero, quiero conocerlo depilado, imagino que me excitará igual o más porque veré más grandes los labios… déjame probar ¿¿Si?? A qué chico más loco, pero sí, concedido… ¿Bueno, y el otro regalo? Me puse más nervioso… no sabía cómo pedirlo, tartamudeaba… Bueno, bueno, qué tan complicado es… Espero no te enojes, no quiero m*****arte… Ya dilo de una vez, muchacho miedoso… Tía quiero hacer el amor contigo y la Lena juntas… ¡¡¡Ahhhhh!!! ¡Ya habíamos tardado! Me lo temía, dejarte en manos de esa putona me saldría caro. Esa mujer no deja de hacer locuras… Noooo, créeme, ella no tiene que ver con esto; es una fantasía mía, siempre he deseado que una mujer se siente en mi rabo y otra en mi cara… Eso me excita mucho, y en verdad, Lena no sabe nada de esto, si tú dices que no, ella ni se enterará de mis estas mis locuras.

Mmmmm, realmente no sé cuánto me gustaría hacer eso… déjame pensarlo, jamás he estado con más de una persona a la vez, y esa persona siempre ha sido hombre… ¡Ah¡ muchacho más loco, mira, a mi edad me pides hacer cochinadas, jajajaja, sólo eso me faltaba… Yo metida en orgías, jajajajaja… Pero te prometo pensarlo…

Acordamos que el día siguiente, cuando regresara del trabajo, haríamos mi trabajo de barbería. Jajajajaja, la vida me sonreía, ya me hacía yo con tremendos labios vulvares, sin pelos. Pura carne y ricos jugos…

Al otro día estuve más que ansioso en el trabajo y el trayecto de regreso a casa. Al llegar inmediatamente la busqué, ella estaba lista. Sin ropa interior, solamente con una batita liviana. Nos metimos al baño. Me excitaba mucho el solo hecho de que ella se desnudara sin recato ante mí, la confianza era total… La abracé, sobando todas sus carnes, le toqué el coño, lo tenía caliente y mojado, mmmmmm delicia!!! A ella también la excitaba esa situación.
Procedí a poner espuma de afeitar en todo su pubis. Empecé a pasar la maquinilla desde la parte superior del pubis, despacio, con delicadeza; en cuánto podía pasaba mis dedos sobre o en medio de los labios vaginales, al hacer eso, ella entrecerraba los ojos, con su lengua humedecía los labios, mordía su labio inferior… Aquello le gustaba… Pacientemente seguí con la tarea, al depilar los labios y las áreas cercanas a éstos, tuve la maravillosa visión de esos labios abultados, grandes, gruesos, cerrados… no pude evitar besarlos, pasé mi lengua entre ellos de arriba-abajo y de abajo-arriba.

Con toda la pasión del caso dije: Tía, a esto yo le llamo concha!!! Las demás, ¡pura imitación o remedo! Metí la nariz y la boca, succioné con fuerza y saboreé la divina humedad de su carnosa cueva… Ella solamente gimió y presionó mi cabeza para que me enterrará más en su vulva… Tuve que controlarme porque todavía me faltaba por depilar la parte baja de los labios y las cercanías del ano…

¡Ahhh¡ tarea por demás agradable y excitante para mí… aquello lo estábamos disfrutando ambos… Al terminar la rica ceremonia tomé un espejo y le dije: Mira el tesoro que tienes entre las piernas… Miró, se sonrió entre orgullosa y apenada… ¡Qué grande se ve!… Con gestos de coquetería pregunta ¿Te gusta?… No, no me gusta… ¡¡¡¡me enloquece!!!! El tamaño, el olor y el sabor son para querer vivir eternamente entre tus piernas tía divina… Con ambas manos abro los labios de esa rica vulva, meto casi toda la cara, huelo, lamo, succiono… mi lengua busca la vagina, se mete hasta donde puede y con movimientos rápidos la penetro, mete y saca… Ella se mueve, participa en el mete y saca de mi lengua, se excita, gime, y pide más… La sesión de depilado termina en lo que debía terminar… una soberbia cogida, coronada con orgasmos convertidos en fluidos y semen…

Esa noche y varios días posteriores dimos rienda suelta a juegos morbosos… En cualquier momento y lugar de la casa yo le pedía que me enseñara el coño, ella se abría de piernas, movía la delantera del calzón y procazmente me enseñaba la vulva, carnosa, abultada y a veces, mojada… Yo deliraba…

Durante una comida mencioné que me gustaba lo que estaba comiendo. ¿De verdad te gusta? Está muy rica… aunque creo que me gustaría mucho más si también pudiera ver el gran postre que está sobre la silla donde estás sentada!!!! ¡¡¡Uffff!!! M’ijo de verdad que eres goloso, caliente y cabrón… Despaciosamente se paró sobre la mesa frente a mí, lentamente se bajó las bragas, a mí tía le gustaba exhibirse… se levantó la falda y frente-arriba mío quedó la gran panocha… yo babeaba ante semejante vista… lentamente se movió para quedar de espaldas… maliciosamente se inclinó y aparece todo el trasero, el ano y la vulva, como todo estaba depilado, la vista era total, con detalles y tan cerca de mí que casi podía oler todas sus intimidades… se volteó nuevamente y poco a poco se acuclilló frente a mi plato de comida… sigue comiendo me dijo… hice caso, mi plato y la panocha estaban casi a la misma altura. Aquello era excitante, con una mano se abrió un poco los labios, yo comía y veía, estaba totalmente empalmado, con una mano comía y con la otra me sobaba el paquete… Ella terminó sentándose en la mesa con las piernas totalmente flexionadas, frente a mí. Ya libres sus dos manos, las usó para abrirse los labios vaginales… aquello era todo un espectáculo de carne rosada, tierna y húmeda… ella se excitaba sobremanera cuando se exhibía, cuando entregaba toda su intimidad y sabía que provocaba morbo y necesidad sexual… me tenía alelado, necesitado de más y más de su carne, de su entrega… me atragantaba la comida, termine haciendo a un lado el plato, me puse de pie, me saqué el pene y empecé a masturbarme viendo la concha totalmente abierta, ella también empezó a masturbarse, nos veíamos y la excitación subía a lo más alto del placer, pronto sentí la electricidad y el ensimismamiento que anuncian el orgasmo, mi verga llegó a su máximo grosor y estiramiento, estaba totalmente congestionada, vibra, siento el chorro caliente, respingo, pujo, grito, sale a mil por hora, lo dirijo a ella, le cae en el vientre bajo y en la concha, ella también está en éxtasis, con fuerza y rapidez se soba y se embarra toda la concha.

Aquella noche también fue de mucho placer en el baño y en la cama. Pasaron los días, y como ella no mencionaba mi segunda petición, con un poco de nervios, le pregunté sobre el asunto. Entre seria y bromista me dijo que sí. Al fin y al cabo lo peor que podría pasar era que no le gustara la experiencia, así lo dijo. Acordamos que ella se lo diría a la Lena.

La respuesta era casi consabida, dijo que sí, y lo haríamos el día de mi cumpleaños. ¿Qué tal? La vida me estaba consintiendo… Qué mejor suerte que la mía??? El tan anhelado día para mí, por fin llegó.

Aquellas mujeres me esperaban en la casa de la Lena, ahí sería el jaleo… Ya imaginan cómo llegué. Lleno de entusiasmo, ansiedad, nervios; mi primera vez con dos mujeres!!! Y el día de mi cumpleaños!!!! El asunto era casi cardíaco para mí. Las encontré en la sala de la casa disfrutando un aperitivo, también estaban nerviosas pero lo disimulaban hablando sin parar y riéndose… Yo no sabía cómo actuar en una situación así…

Ellas me ayudaron, después de saludos y bromas, las dos se sentaron en el sillón grande y mientras bebían y platicaban fueron abriendo las piernas, las bragas estaban a mi vista y descaradamente me les quedaba viendo. Eran de color blanco. Ellas se rieron de mi descaro y entonces ya iniciaron la fiesta: flexionaron totalmente las piernas y subieron los pies al sillón, de tal manera ante mis ojos quedaron totalmente abiertas las dos mujeres. La exposición de las piernas y las bragas era completa y descarada… Por un momento me quedé estupefacto, impresionado, halagado, así se me ofrecían esas dos mujeres… Riéndose la Lena me dice: ¿Qué pasa, estás asustado? Jajajaja… ¡Nooo, no, no! contesté, y agregué: es que me excita mucho lo sabroso que están ustedes dos, además de guapas… Jajajajaja, dice la tía Marta, deja de lisonjas muchacho, ¿Qué se te antoja para hoy? Aquí el dueño de la fiesta eres tú!!!!!!

Ni dos veces lo pensé, volando me levanto y me pongo de rodillas ante los manjares que se me ofrecían, entierro la cara en los calzones de la Lena, empiezo a oler… aquello olía a tela limpia y a panocha húmeda, le paso toda la palma de mi lengua… suspiro profundamente… me acerco a la tía, igual, pero ya me quedo besando y lamiendo ese calzón, presionando intencionalmente la raja…

Extiendo mi brazo izquierdo y sobo con placer el coño de la Lena… Jajajaja, ya viste que se cumple lo que te advertí, este hombre viene con bastante hambre dice alegremente la tía… Así parece, agrega la Lena, lo bueno es que aquí abunda la comida para este pobre necesitado de carne, jajajaja, mientras eso dice, con una mano se corre el calzón y con la otra toma mi mano y con ella se soba toda la raja, empieza a masturbarse con mis dedos… la tía corre la delantera del calzón y mi boca queda entre los labios blancos y gordos de esa rica cuca… el sabor ya me es conocido, igual, me excita mucho… bebo con pasión los jugos vaginales de la hermana de mi madre… mmmmmm… morbo y placer recorren mi cuerpo.

Mientras tanto mi mano izquierda hace su mejor esfuerzo para cumplir su papel de dildo en la rica panocha de la Lena, quien ya hace ruidos de placer… Cambio de lugar y se intercambian mis tareas… mi mano derecha siente el inmenso placer de agarrar, sobar, acariciar y puyar los labios vulvares de tía Marta, recuerden que aún están depilados, obra y arte de mis desvaríos sexuales, se siente riquísimo… con mi boca empiezo a besar y chupar la abundante y divina labia vulvar de la Lena… carne morena, colgante, caliente, húmeda, puro manjar para dioses… ella toma la parte posterior de mi cabeza y me presiona contra su coño, empieza a moverse de arriba abajo, con descaro y fruición se masturba usando toda mi cara, empieza el baño de jugos vaginales, yo como loco, suspiro, muerdo, pujo, bebo… aquello ya se vislumbra como una orgía digna de un cumpleaños, jajajaja…

Como yo soy el dueño de la fiesta, bajo las revoluciones, pongo ambos calzones en su lugar… suavemente volteo a mis dos hembras y hago que se recuesten de frente sobre el respaldo del sillón… ahora las tengo con el trasero en pompa… repito la faena, les huelo y sobo el culo, las beso, siempre sobre el calzón… ellas se mueven complacientes… poco a poco y usando ambas manos, empiezo a bajarles las blancas bragas, ellas me ayudan… pronto tengo ante mí y solo para mí, dos riquísimos culos. Procazmente y como que si estuvieran de acuerdo, se inclinan más… se abren totalmente… a mi vista, a mi entera disposición, el ano y la cuca de las dos… aquello me enloquece… me acerco a olerles el culo, husmeo, lengüeteo un poco, una después de otra, ¡¡¡guau!!! Ya conozco el olor el sabor de cada ano.

Ya que estamos festejando con culos, me explico: la forma y color del ano de la Lena me gusta más que el de la tía Marta, recuerden la Lena lo tiene grande, moreno, fruncido y con una preciosa aureola color chocolate, y por ser super nalgona hay que abrirle un poco los cachetes, el de la tía es un agujero de regular tamaño, sin pliegues, color apenas café, casi rosado, como no tiene mucha nalga, con solo inclinarse, el menú ya está servido. Olor: me gusta más el de tía Marta, aunque el de la Lena no me desagrada. Sabor: me excita más el de la Lena, pero igual, para nada desprecio el sabor que tiene el culo de mi adorada tía… jajajaja, Yo en pleno festival anal!!!! Fabuloso cumpleaños!!!!

Con mi lengua ensalivo esos agujeritos cagones… y nuevamente me reparto la tarea, a una con la boca y a la otra con los dedos y viceversa… aquello las excita, se nota en la respiración y cómo se mueven para tener más…

Entre ellas se dicen: viste que si tiene hambre jajajaja… Y parece que sabe comer!!!, dice la tía Marta… Claro, replica la Lena, si fui yo quien le enseñó cómo hacerlo… Ah! pero con el mío es que ha practicado, dice la otra… jajajajaja ríen las dos.

Por momentos también les atiendo el coño… ambos ya estaban mojados, vibrantes, ganosos de lengua, de dedos y de pene… en fin, cuevitas o cuevotas de mujer, que siempre aprecian un poco o mucha carne en forma cilíndrica, jajajaja… ya todos estábamos calientes en ese sillón… Las invito a bajarse de allí y abrazadas las llevo al cuarto de la Lena… gran cama, suficiente para revolcarnos los tres…

Ellas ya desnudas de la cintura para abajo, yo aún vestido. Me descalzo y me pongo de pie sobre la cama, ellas de pie sobre la alfombra del piso… rápidamente entienden el juego, se acercan y soban mi parada verga sobre el pantalón… lo desabotonan y lo bajan junto con el calzoncillo, salta libre mi feliz verga, la tía acaricia los huevos, tal como sabe hacerlo, los lame y los chupa… la Lena, ni lenta ni perezosa, se hace de la polla, la huele, la soba, le da lengua y uno chupones que me ponen a mil, las dos disfrutan sus juguetes… se intercambian la tarea… y yo pujo de placer…

A partir de aquí la Lena ya no respeta la dirección del dueño de la fiesta… me desnudan totalmente, le pide a la tía Marta que se acueste sobre la cama, boca arriba, los más cerca posible de la orilla, me pone de rodillas, abierto de piernas sobre ella, a la altura de los pechos de la tía, hace que me incline y mi verga queda en la boca de mi tía, la abre y empieza a mamar y yo a mete-saca en su boca, esa postura hace que mi culo quede parado… empecé a disfrutar a mí tía, cogiéndomela por la boca… ¿Y la Lena?… Ni terminé de pensarlo, porque en ese mismo instante y en pleno culo sentí el calor y la humedad de la boca de esa mujer, lame, besa y succiona con fuerza, y yo pujo, me electrizo, casi grito… una me succiona la verga y la otra el culo…

Uffff!!!! Me hacen sentir cosas jamás imaginadas, ni en mi más caliente adolescencia… durante un rato mantienen ese acto lujurioso… En seguida, me ofrecen el festival de tetas: hacen que me siente en una orilla de la cama y que mantenga bien cerrados los ojos. No veo nada, solamente siento que se mueven y se comunican por señas; la tía Marta se pone atrás mío, de rodillas sobre la cama. O sea que sus grandes tetas guardadas en el sostén quedan a la altura de mi cabeza. La Lena de pie en el piso, frente a mí, entre mis piernas, las tetas quedan a la altura de mi cara. En el primer momento no sé quién es quién… pero pronto lo descubro, sobre mis hombros, presionando mis orejas, siento las grandes y pesadas tetas de la tía… siento rico, muevo mi cara hacia ambos lados y mis mejillas entran en contacto con eso globos de carne blanca, suave y caliente, ¡¡¡¡qué delicia!!!

En esas estoy, cuando el frente de mi cara es presionado con las tetas de Lena… más pequeñas, pero igual de sabrosas… las toma en sus manos y las refriega en mi nariz para que huela… una le deja allí, la otra la baja un poco y la pone en mi boca, ni lento ni perezoso se la empiezo a mamar, aquello me encanta… estoy totalmente entetado…

Las dos, simultáneamente me excitan son sus tetas, y ellas también se excitan al frotar sus pezones en toda mi cara… instintivamente extendí mis manos y toqué la panocha de la Lena, se la sobé con ganas y deleite, mis dedos no se cansan de tocar toda esa carne colgante que brota de su vagina, todo aquello está húmedo y caliente, la masturbo y ella gime tanto o más que yo, mis dedos se mojan totalmente de sus jugos… hago quiebres con mi cabeza para lamer hasta donde es posible las grandes tetas que rodean mi cara, la divina tía Marta me envuelve con su fastuosa lechería… ¡¡¡¡placer sexual, puro y real!!!! Me pongo de pie, la Lena me abraza de frente, la tía también de pie, me abraza por la espalda, las dos se mueven restregando sus pechos en mí, estoy prisionero entre los suculentos senos de esas mujeres… ambas empiezan a girar sin soltarme, los pechos pasan por toda esa parte de mi cuerpo, pronto la tía está frente a mí y la Lena detrás… siguen girando y yo loco de tanta divina teta… poco a poco empiezan a bajar. Llegan a mis abajos, ahí además de tetas, aparecen manos, labios, lenguas y salivas; lo más rico de eso son los chupeteos que siento en la verga, en los huevos, en las piernas, en las nalgas y en el culo… esas mujeres me están comiendo… ¡¡¡¡Y yo en la pura gloria!!!!

Bajan más, me tiran sobre la cama, besan y ensalivan mis piernas, las pantorrillas, los pies, hasta chuparme cada dedo, cada una de ellas con su respectiva pierna y tarea… Esas mujeres me ponen a mil, todo mi cuerpo se estremece, la electricidad y el placer que me inundan, hacen que gima, que puje… me revuelco de placer y grito como un poseso… me están llevando a dimensiones desconocidas para mí… es obvio que saben hacerlo y que además, lo disfrutan…

Aquello era un real agasajo, ellas procuraban y lograban el máximo placer para mí… Me suelto de ellas, las recuesto sobre la cama, boca abajo, quedan con el culo hacia mi… me agacho y empiezo a atenderlas, estimulo el culo y el coño de cada una, me valgo de mi nariz, los dedos, los labios, la lengua, mi intención es que se exciten, que les suban las revoluciones del placer, enseguida penetro la vagina de la tía, después a la Lena… regreso con la tía y la penetro por el ano, aquello se siente muy rico, mi mano izquierda disfruta las intimidades de la Lena, invierto papeles… y así estamos un rato… me detengo para no eyacular… me aguanto para después… se voltean y me acuestan boca arriba sobre la cama. La tía dice: bueno niño, ahora el plato fuerte, tu fantasía, tu mejor regalo de cumpleaños… se sube a la cama y se sienta a horcajadas en mi cara, abre más las piernas y con sus manos se abre la gran panocha, una buena parte de mi rostro queda dentro de aquellas carnes rosadas, suaves y húmedas, con un fuerte olor a hembra… ella se mueve en vaivén, sobar mi cara la excita y a mí me pone a punto de delirio, le hace señas a la Lena y esa bella mujer se sienta, más bien se ensarta en mi parada verga, prácticamente se la traga y empieza un furioso mete y saca… eso me excita sobremanera… obviamente los tres estábamos disfrutando… ellas realizaban una tarea que las llevaba casi al éxtasis y yo, recibiendo placer por partida doble… aquello era tan sabroso y a la vez morboso que no era posible controlarse por mucho tiempo… mi cuerpo llegó a la máxima tensión sanguínea y muscular… como pude grite: “me voy a correr”, la Lena arreció sus movimientos y la tía también… mi verga estalló en chorros de semen, chorros que llevaban semen y mi vida toda… vi luces, estrellas… casi me desmayo con semejante explosión de placer… y, casi simultáneamente, las dos hembras gimen, pujan y gritan de placer, también lograron el divino orgasmo… oh maravilla de maravillas, placer de placeres, la gloria con sabor a jugos de mujer, más bien de mujeresssss… Poco a poco baja la tensión, nos desenredamos, tendidos sobre la cama recobramos la respiración, ahí abunda el olor a semen, a transpiración de mujeres calientes, a sexo y placer…

Mi fantasía se convirtió en realidad, con el pasar de los años confirmé: ese ha sido el mejor cumpleaños en toda mi vida… Las mujeres se reponen y me atienden de nuevo, acarician, besan, meten mano… a esas alturas ya no sé, si realmente me están atendiendo o están aprovechando el juguete de carne y hueso que tienen para satisfacer sus necesidades de placer carnal… Bueno, realmente no importa si es una cosa o la otra, o ambas… Baaa, hoy, a la mierda la filosofía, lo que vale, es que me rodean culos, tetas, manos, bocas, coños, piernas y todo lo que tienen esas dos señoras para mi regocijo y placer… Yo correspondo, y de nuevo aparece la excitación, el deseo de más…

Para completar el agasajo ahora se repite la faena y mis bellas damas cambian de posición, las carnes vulvares y vaginales de la Lena inundan mi cara y mi querida tía se traga mi polla con la gran cuca que tiene entre las piernas… Las sensaciones son diferentes para mí pero igual de excitantes y sublimes…

Traté de concentrarme en ellas… colaboré con sus movimientos para que sintieran bastante placer… moví un poco a la Lena y su negro agujero anal era atendido con lengua y labios, lamía y succionaba… ella se abría lo más que podía y, seguro que sentía que hasta mi nariz quería meterse en ese divino agujero… la tía Marta se dio cuenta y ella también hizo lo suyo… se desensartó, comprobó la humedad que bañaba esa verga y, poco a poco la metió en su trasero, mi placer aumentó por lo apretado del aquel orificio, acrecienta el sube y baja, y aquella bendita mujer empieza a gemir del placer que le provocaba el envararse el culo con la verga de su sobrino preferido… jajajajajaja… No sé cuánto tiempo estuvimos en esos deliciosos quehaceres, hasta que llegaron los estertores corporales que presagian el paraíso… los tres acrecentamos velocidad y explotamos en mil fluidos “peneales” y vaginales…

La tía quedó con su culo lleno de semen, la Lena llena de sudor y mi saliva, yo, bañado por todos lados de divinos jugos vaginales… un ligero y delicioso sueño nos inundó, los tres acostados y entrelazados, por supuesto yo en medio, ahí disfruté por primer vez la dicha de estar totalmente rodeado de carne femenina, de calor y olor a hembras calientes… De nuevo, ¡¡¡el mejor cumpleaños de mi vida!!!

Después, las dos mujeres me bañaron, y yo a ellas… Comimos a lo grande, bebimos, platicamos y reímos hasta la mad**gada… Vencidos por el sueño, fuimos a la cama… Yo entre las dos hembras, ahora predominaba el olor a jabón y suave perfume… dormí como un bebé en el paraíso, me moviera hacia donde me moviera, allí había nalgas, tetas, barrigas, bocas, cabelleras, panochas suavecitas y calientes, siempre mojaditas…

En fin, ¡¡¡Qué más podría pedirle yo a esta vida!!! A pesar que dormí pocas horas, desperté satisfecho y feliz…

Salí corriendo para ir al trabajo.

Aquellas dos mujeres tenían todo el tiempo del mundo, así que se quedaron descansando y después entre pláticas y bromas, y con el morbo correspondiente, repasaron todo el evento nocturno. Así me lo contó la tía Marta.

En aquel cumpleaños, en su momento provoqué que la Lena sobara y chupara las tetas de tía Marta, que se quitara la curiosidad… También conduje a mi tía para que acariciara y saboreara el tremendo culo de la Lena, no le desagradó… pero una excitación mayúscula no se notó en ella… Como que cada una disfruto la aventura esa… Pero quedó claro que no les apasionaba, según sé, no la volvieron a repetir. En cambio sí demostraron que eran aficionadas eternas del béisbol… entiéndase, amantes del bate y las bolas… jajajajaja…

Por mi parte, todo el día tuve un buen sabor de boca porque había comprendido que el mayor y mejor placer sexual se logra cuando atiendes y te atienden, o dicho de otra manera, cuando uno mismo y la otra persona logran satisfacer sus necesidades o fantasías sexuales.

Bien, queridos lectores, este relato ya se hizo un poco largo, ya no contaré otras aventurillas agradables y a veces divertidas que pasamos juntos tía Marta y yo. Termino reconociendo la suerte que tuvimos: ella disfrutando mucho sexo en su edad adulta, cuando ya creía que no lo encontraría, y yo aprendiendo bastante del sexo al inicio de mi vida adulta. FIN

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *